Reguladores
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La CNMV vigilará a Deloitte, KPMG, EY y PwC

El regulador absorbe la parte del ICAC dedicada a controlar a las auditoras

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aumenta su poder. El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció ayer que el supervisor que preside Sebastián Albella asumirá las funciones de control sobre los auditores que ahora tiene el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, confirmó ayer que la CNMV absorberá las labores de vigilancia sobre las empresas de auditoría. Esta función recae actualmente sobre el ICAC y en los próximos meses pasará a la tutela de la CNMV, como publicó CincoDías el pasado 1 de diciembre.

El Gobierno contempla además la creación de una Agencia de Seguros Independiente, que vendría a sustituir varias de las funciones de la actual Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), con la que se completaría un modelo de supervisión “tripolar”. Un supervisor para la banca, otro para valores y otro de seguros, según declaraciones recogidas por Europa Press.

En cuarto lugar, el Ejecutivo prevé la creación de una Autoridad de Protección al Ahorrador e Inversor Financiero, que unificará y reforzará los servicios de reclamaciones y de protección del inversor de los tres supervisores financieros, actualmente integrados en el Banco de España, la CNMV y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

Un organismo con 81 empleados y otro con 402

No se conoce si una parte del ICAC se mantendrá independiente con el objetivo de reformar la contable nacional con el fin de alcanzar un mayor nivel de convergencia con las normas internacionales de información financiera adoptadas por la Unión Europea. Este organismo, adscrito al Ministerio de Economía, contaba con una plantilla de 81 personas a finales de 2015, de los que 73 eran funcionarios y ocho contratados laborales. La integración aún no está definida, pero una parte de esos empleados del ICAC pasarán a depender de la CNMV.
La CNMV contaba a finales de 2015 con 402 trabajadores, frente a los 2.891 trabajadores del Banco de España. La CNMV ha conseguido el plácet para poder cubrir sus bajas, si bien todavía sigue atada a las restricciones impuestas sobre las ofertas de empleo público para contratar nuevos trabajadores.

La CNMV tendrá el reto de comenzar a aplicar la segunda edición de la directiva europea para que los mercados funcionen mejor (Mifid 2), que exige la elaboración de más de 130 normas técnicas para que entre en vigor en enero de 2018. En teoría, el plazo para que esté lista toda la regulación adicional concluye a finales del próximo junio. Pero también tiene otro gran reto por delante: asumir la supervisión de las auditoras.

Deloitte, EY, KPMG y PwC se reparten la mayor parte de las empresas cotizadas y representan alrededor del 60% de la facturación en España en servicios de auditoría. La integración del ICAC en la CNMV está en línea con las recomendaciones del supervisor europeo, ESMA, e IOSCO, que representa a las comisiones de valores de todo el planeta. Estos dos organismos piden que, al menos las auditoras que verifican las cuentas de cotizadas, estén bajo el control de los supervisores bursátiles.

El debate viene de hace años, pero esta vez está negro sobre blanco en el pacto de investidura firmado el pasado agosto entre Partido Popular y Ciudadanos. Y ya lo ha anunciado Guindos. El documento ya adelantaba que se creará un organismo que unificará las reclamaciones y que también se ocupará “de la supervisión de compañías de auditoría que actualmente desempeña el ICAC”. No se conoce si el actual supervisor de los auditores, que está presidido por Enrique Rubio Herrera, mantendrá su obligación de elaborar la normativa contable que tienen que aplicar las empresas.

Una vez en marcha los cambios, el supervisor de los mercados contará con más poderes sobre las auditoras, tras los escándalos de Pescanova, Abengoa, Gowex o Bankia. Con la reforma de la ley de auditoría, que entró en vigor en junio del año pasado, unas 1.800 entidades de interés público deben contar con comités de auditoría bajo el control de la CNMV.

Experiencia

La vicepresidenta de la CNMV, Ana María Martínez-Pina, es la expresidenta del ICAC, de forma que será la principal comandante de la integración. Martínez Pina se refirió el pasado 23 de noviembre en su comparencia en la Comisión de Economía del Congreso tras ser propuesta por el Ejecutivo para ser la segunda en el supervisor de los mercados al “modelo supervisor ICAC-CNMV”. Martínez-Pina explicó la necesidad de otorgar una “mayor interacción de los dos supervisores”.

Tras haber pasado por la DGSFP, la actual vicepresidenta de la CNMV desembarcó en el ICAC en el 2003 y asumió su presidencia en febrero de 2012. El número de expedientes sancionadores que resolvió el ICAC bajo el mandato de Ana María Martínez-Pina fue de 210. Y entre las entidades sancionadas está Deloitte, multada con 12 millones de euros por su actuación en Bankia el año de su debut en Bolsa (2011).

Normas
Entra en EL PAÍS