Resultados de 2016

Sabadell dice que la banca ya ha subido el precio de las hipotecas

El banco no cumple los objetivos de su plan trienal al ganar 710 millones, como consecuencia de las provisiones de las cláusulas suelo y los bajos tipos de interés.

Para este año prevé un beneficio de unos 781 millones

GRA101. BARCELONA, 27012017.- El presidente del Banco de Sabadell Josep Oliu durante la presentación en Barcelona de los resultados del grupo correspondientes al ejercicio 2016
GRA101. BARCELONA, 27/01/2017.- El presidente del Banco de Sabadell Josep Oliu durante la presentación en Barcelona de los resultados del grupo correspondientes al ejercicio 2016 EFE

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, fue cauto el viernes al hablar de la nueva ley hipotecaria. “Es posible que haya cosas que se puedan mejorar con la ley hipotecaria, pero también hay un riesgo de que se empeore algo bueno”, subrayó Guardiola. De momento, el número dos del banco aseguró que “todas las ofertas hipotecarias de todos los bancos españoles han subido el precio en la segunda parte de 2016”. El directivo recordó que Sabadell llevaba tiempo reclamando una subida de los diferenciales de los interés de las hipotecas, ante los ultrabajos e incluso negativos tipos del BCE. A ello, se le unía la presión sobre las cláusulas suelo, que han llevado a todos los bancos a realizar fuertes provisiones, y que en el caso de Sabadell ascienden a 410 millones, aunque se han incluido en las provisiones genéricas. Guardiola también explicó que ahora también la mayoría de las hipotecas que se venden son a tipo fijo.

El presidente de la entidad, Josep Oliu, coincidió con Guardiola al asegurar que “no hace falta” cambiar la ley hipotecaria en España porque su resultado en los últimos años ha sido “muy bueno y una nueva ley es muy difícil hacerla”, además, la normativa española “es bastante buena, por no decir muy buena”, añadió, y como ya comentara sus colegas de Santander y Bankinter, Oliu explicó que “gracias a ella (ley hipotecaria) España se ha desarrollado, los españoles tienen su piso, han podido ahorrar y tienen un grado de seguridad jurídica muy elevado”.

Oliu no quiso valorar ni la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo que falló sobre la retroactividad total de las cláusulas suelo, ni sobre el dictamen del mismo tribunal del jueves por el que considera abusiva la ejecución de un crédito por impagado y da más poder a los jueces para examinar todas las cláusulas. Eso sí, insistió una y otra vez en que las cláusulas suelo de Sabadell son válidas y transparentes, aunque reconoció que se lleva tiempo renegociando individualmente con los clientes estas cláusulas. “Nuestras cláusulas suelo son transparentes según la jurisprudencia del Tribunal Supremo y por tanto son válidas, no creemos que se pueda hacer una generalización”, remarcó el ejecutivo.

Sin cambio de estrategia en México, EE UU y UK

Sabadell ha reafirmado su apuesta estratégica Reino Unido, México y EE UU.
Oliu considera que el mercado británico ofrece “una gran seguridad jurídica” y que, independientemente de lo que suceda con el ‘brexit’, “va a seguir siendo una de las economías mundiales más importantes”. Sobre Estados Unidos, Oliu se ha mostrado “muy sorprendido y un poco preocupado” por las políticas proteccionistas de Trump, pero confiado en que el país, inmerso en “una gran euforia económica”, seguirá creciendo en los próximos años.
En cuanto a México cree que “es un gran país y de futuro” y que la situación de ralentización económica que está viviendo ahora “es pasajera”. Guardiola explicó que el banco prevé crecer allí sobre el 2% al año en los tres próximos.

Oliu hizo hincapié en que no hay ninguna sentencia definitiva que indique que las cláusulas de Banco Sabadell no sean válidas, pero que las provisiones de 410 millones de euros que ha realizado la entidad sirven para cubrir “la totalidad de las hipotecas que tienen una cláusula suelo viva”. Aunque el director financiero del banco, Tomás Varela, explicó que el riesgo total en estas cláusulas es de 490 millones de euros, pero no creen que vayan a necesitar este máximo que han calculado, y por eso las provisiones son inferiores a esta cifra.

Como ocurriera en los resultados de Sanander y de Bankinter, las cláusulas suelo y la ley hipotecaria protagonizaron la rueda de prensa de los resultados correspondientes a 2016. En este ejercicio Sabadell cerró con beneficio atribuido de 710 millones de euros, lo que supone el mismo resultado prácticamente que el año anterior, consecuencia de los bajos tipos de interés, las cláusulas suelo y la salida del capital del luso BCP, que según Oliu, ha restado a la cuenta 300 millones en conjunto.

La circular contable ha tenido un impacto de 350 millones de euros, que se han destinado a cubrir los activos adjudicados. De esta forma, el banco no ha podido cumplir con su plan estratégico que vencía en 2016, y en el que se había fijado un beneficio de 1.000 millones de euros en ese año. Oliu, de cualquier caso, espera que el banco vuelva a crecer este año y hacerlo a doble dígito bajo, por encima ligeramente del 10%, lo que supondría ganar un mínimo de 781 millones, gracias a la recuperación de España y a la buena marcha del negocio internacional. Sabadell tiene su principal filial TSB en Reino Unido, pero también tiene un pequeño banco en EE UU y una presencia aún muy incipiente en México.

Oliu defendió la posición del banco en estos tres países, pese al brexit, y a las incertidumbres de la economía mexicana tras las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump

Sabadell es uno de los pocos bancos que ha subido su volumen crediticio vivo. Lo ha hecho en un 1,7% en España (sin tener encuenta su filial británica TSB, incorporada al grupo en 2015). La nueva produción de hipotecas supusieron 3.043 millones de euros en 2016 –el 60,3% a tipo de interés fijo–, un 24,5% más que en 2015, con una subida del 18,1% en número de contratos hipotecarios, y los créditos al consumo crecieron un 46,4%, hasta 1.093 millones de euros, con un aumento del 43% en número de operaciones.
Respecto a Solvia, la filial inmobiliaria, en 2016 vendió activos por 1.557 millones de euros, un 40% más.

Normas