Cuentas públicas

Báñez confirma que el déficit de la Seguridad Social fue el 1,7% del PIB

La ministra de Empleo confía en que se revierta la situación y anuncia que el año pasado las bases medias de cotización se incrementaron un 1%

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante su comparecencia para explicar la situación de las cuentas de la Seguridad Social.
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante su comparecencia para explicar la situación de las cuentas de la Seguridad Social. EFE

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, confirmó este viernes en el Congreso de los Diputados que la Seguridad Social cerró el ejercicio de 2016 con unos números rojos del entorno del 1,7% del PIB. Este déficit es fruto, según explicó Báñez, de la fuerte destrucción de empleo que se produjo durante los peores años de la crisis y de la decisión de la sociedad española de no disminuir sus niveles de protección social.

No obstante, Báñez volvió a confiar en que la creación de empleo será la principal vía para recuperar el equilibrio financiero de la Seguridad Social. Así, dijo que con la recuperación del mercado laboral “se volverá a la senda del superávit”. De hecho, la ministra facilitó algunos datos que apuntan a esta mejora de los ingresos. En concreto, junto a la creación de empleo, mencionó la recuperación de las bases medias de cotización, que crecieron un 1% durante 2016, según desveló en la Comisión del Pacto de Toledo.

Ambas cuestiones propiciaron un incremento de la recaudación por cotizaciones “ligeramente por encima del 3%” en 2016, explicó la titular de Empleo y Seguridad Social. De momento, hasta noviembre, estos ingresos crecían un 3,1%, el doble que en los primeros once meses de 2015. Por su parte, el régimen general de asalariados, al que cotizan casi nueve de cada 10 cotizantes, incrementó sus ingresos por cuotas “casi un 4%”, aseguró Báñez.

La ministra no aclaró, sin embargo, del todo cuáles serán los pasos técnicos que dará su Departamento para sufragar el déficit de la Seguridad Social en el corto plazo, que era el motivo por el que comparecía a petición del Grupo Parlamentario Socialista. Aunque sí informó a los diputados de la Comisión del Pacto de Toledo que la intención del Gobierno es no agotar el fondo de reserva de las pensiones.

Para ello, los responsables de la Seguridad Social quieren respetar en 2017 la ley que limita al 3% del gasto en pensiones el uso de la conocida como hucha de las pensiones. Esto permitiría al Gobierno utilizar solo unos 3.400 millones de euros para compensar los números rojos del sistema que con toda seguridad podrían superar los 14.000 millones de euros un año más. Por ello, ante la necesidad de costear todo el déficit, el resto del dinero que no saliera del fondo debería obtenerse emitiendo deuda pública.

Según fuentes de la Seguridad Social, siguiendo criterios puramente financieros, la opción de no agotar el fondo y emitir deuda para pagar los números rojos del sistema, sería la más barata. El motivo es que financieramente al Estado le compensaría más emitir deuda que renunciar a las rentabilidades que da el fondo de reserva (actualmente con una ganancia acumulada del 4,5%).

No obstante, Báñez dejó abierta la puerta a la negociación con los Grupos Parlamentarios para acordar cuál será la mejor fórmula de financiar el déficit de la Seguridad Social. Es más, la intención del Ministerio de Empleo es incluir dicha fórmula en el acuerdo final del Pacto de Toledo, que contenga también las vías que se consensúen para aumentar los ingresos del sistema de pensiones.

La comparecencia de Báñez fue también para explicar la decisión del Ejecutivo de aplicar el suelo mínimo legal de subida de las pensiones del 0,25% para este año. La ministra defendió que esta subida será así mientras que la marcha de la economía y la falta de equilibrio del sistema no permitan mayores incrementos. E incluso defendió que durante los tres años que se ha aplicado dicho factor de revalorización, los pensionistas han ganado 1,65 puntos de poder adquisitivo, lo que traducido a dinero supone unos 1.905 millones de euros. Concretamente, 499 millones en 2014; 878 millones en 2015;y 528 millones en 2016.

La portavoz socialista en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, Mercé Sala, citó a los expertos que calculan que España necesitaría crear 700.000 empleos anuales durante 12 años para equilibrar el sistema.

La calidad del nuevo empleo

Aunque la comparecencia de Fátima Báñez de este viernes en el Congreso fue para hablar de pensiones, los diputados de la oposición hicieron que se refiriera a otras cuestiones de su Departamento como la calidad del nuevo empleo que se está creando o las ayudas a los parados. Respecto a este último punto, Báñez recordó que la ley prevé que el Plan Prepara para parados de larga duración con responsabilidades familiares solo esté activo mientras la tasa de paro supere el 18%.

Por ello, indicó que desde Empleo “estarán atentos” y en el caso de que el desempleo baje de ese umbral “se pueda mantener o reconvertir” dicho programa. Es más, fuentes de Empleo explicaron que dado que el programa de activación para el empleo, muy similar al Prepara también vence en abril, el Gobierno podría estudiar aunar ambos planes de ayudas para el colectivo de parados de larga duración sin ayudas y con responabilidades familiares.

En cuanto al tipo de empleo que se está creando, Báñez insistió en que ya se ha recuperado casi la mitad de los puestos perdidos en la crisis. Y aportó algunos datos que, según ella, indican que la calidad del nuevo empleo “no es tan mala” Así, aseguró que, según la Encuesta de Población Activa (EPA) los salarios de los ocupados que llevaban menos de un año trabajando entre 2013 y 2015 acumulan un incremento del 9%. Asimismo, dijo que se ha recuperado el 65% del empleo fijo destruido y solo el 38% del temporal.

Normas