Consumo

La mejora del empleo impulsa las ventas minoristas un 3,6% en 2016

La compra de bienes para el hogar sube el 4% por la recuperación inmobiliaria

Las comunidades autónomas con más turismo fueron las que obtuvieron mejores resultados

La mejora del empleo impulsa las ventas minoristas un 3,6% en 2016 Ampliar foto

Por tercer año consecutivo, las ventas minoristas cerraron 2016 en positivo. Registraron un crecimiento promedio del 3,6% y un avance anual del 2,9% (sobre diciembre de 2015), impulsadas por la mejora del empleo que se incrementó en 413.900 ocupados (+2,29%). Las compras de bienes relacionados con el hogar fueron de las que más avanzaron, con un 4% de media más.

El Índice General de Comercio Minorista corregido de efectos estacionales y de calendario contabilizó en diciembre pasado un incremento del 2,9% respecto al mismo mes del año anterior; mientras que en el conjunto del año el avance se elevó al 3,6% en la serie corregida y al 3,7% en la original, según las cifras publicadas hoy viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del tercer año consecutivo en el que este indicador, uno de los que mejor mide el consumo de las familias, termina en positivo, coincidiendo casi de forma mimética con la recuperación del crecimiento económico y el empleo.

Así, si se analiza una serie histórica de ambas variables, ventas del comercio minorista y evolución del número de ocupados desde 2007 (considerado el último año completo de bonanza del anterior ciclo) hasta finales del pasado ejercicio, se puede comprobar cómo en cuanto la crisis comenzó a hacer estragos en el mercado laboral, las ventas minoristas entraron en terreno negativo. Sin embargo, a partir de mediados de 2013, que es cuando remonta la actividad y la contratación, los comercios vuelven a registrar más ventas.

De hecho, frente a un patrón de crecimiento en 2014 y algo menos ya en 2015 basado en la excelente salud del sector exterior, la pujanza de la demanda interna (consumo e inversión) es lo que posibilitó que la economía española cerrara el pasado ejercicio con un crecimiento por encima del 3% por segundo año consecutivo.

El índice general sin incluir las estaciones de servicio y corregido de efectos estacionales y de calendario registró una variación anual del 3,5% en diciembre, mientras en el conjunto del año lo hizo a una tasa del 3,6%. Por su parte, las ventas de las estaciones de servicio se mantuvieron mucho más estables y contabilizaron un alza promedio durante el año del 0,7%.

Tipos de establecimiento

En cuanto a qué tipo de productos protagonizaron un mejor comportamiento, fueron los bienes ajenos a la alimentación los que registraron un mayor repunte, del 5,2% de promedio en el año, frente a un escueto 1,1% de los alimentos. Destaca el aumento de las ventas de productos relacionados con el equipamiento del hogar, que avanzaron a tasas medias del 4%, cuando los relativos al equipo personal lo hicieron a un ritmo del 2,5%. La recuperación del mercado inmobiliario explica buena parte del repunte de las ventas de los bienes relacionados con la vivienda. Las compras del resto de bienes, aquellos que no se clasifican ni en uno ni en el otro grupo, mejoraron un 4,5%.

Por tipo de comercio, las grandes cadenas de supermercados fueron las que contabilizaron un mejor ejercicio, con avances de sus ventas del 4,6% en el conjunto del año, seguidas de las grandes superficies, con mejoras del 3,5%, las empresas unilocalizadas, que vieron cómo se incrementaba su facturación un 3%. Cerraron la clasificación las pequeñas cadenas de establecimientos, cuyas ventas aumentaron a lo largo de 2016 un 2,3%.

Las regiones con más turismo lideran la clasificación

Los datos publicados por el INE constatan cómo el último mes del año no fue especialmente positivo para las ventas minoristas en todos los territorios. Así, las compras avanzaron en 11 comunidades autónomas y cayeron en las seis restantes, aunque lo cierto es que a tasas muy moderadas (las bajadas van del -0,1% de Andalucía al -1% de Extremadura). Sin embargo, en términos medios, todas las autonomías cosecharon tasas positivas. Destacan los fuertes incrementos de las ventas en Baleares, del 7,2%, que duplica la media nacional, o de Canarias, con un 6%. En tercer lugar, se situó la Comunidad Valenciana, con un 5,7% más de ventas en el conjunto del año, seguida de Madrid, con el 4,6% y Murcia, con un avance del 3,8%. Este ranking demuestra cómo las regiones que cuentan con más visitas de turistas registraron más ventas minoristas.

Por último, y gracias al buen ritmo con que cerró el consumo el pasado ejercicio, el índice de ocupación en este sector se incrementó un 1,8% anual en diciembre. En el conjunto del año, el empleo creció un 1,7%. Por comunidades autónomas, la contratación mejoró en todas ellas, liderando de nuevo la clasificación los dos archipiélagos, con alzas medias de ocupación del 4,4% en Baleares y del 2,2% en Canarias. Todos los territorios protagonizaron mejoras del empleo gracias al tirón de las ventas. Otro de los factores que sin duda contribuyó al buen comportamiento de las ventas fue la evolución de los precios, que en media cerraron el año con un descenso del 0,2%. Todos los servicios de estudios prevén que la inflación repunte este 2017, por lo que la moderación del IPC puede dejar de ser una ventaja para el consumo de las familias y, por ende, para la actividad económica.

Normas