Coches autónomos
Coches autónomos ¿hasta qué punto nos sentiremos seguros en ellos? Ampliar foto

Coches autónomos ¿hasta qué punto nos sentiremos seguros en ellos?

El cambio de década seguramente nos traerá una auténtica revolución en las carreteras, con la llegada de los vehículos autónomos. Aunque ya hay ejemplos de vehículos de este tipo en las carreteras, como la marca que más está apostando por ello, como son los Tesla de Elon Musk, se espera que para 2020 la mayoría de fabricantes ya tenga vehículos autónomos en sus gamas, y por lo tanto al alcance de cualquier conductor. Ir en el coche de un lado a otro sin tener que tocar el volante podría ser algo habitual en diez años, pero desde luego no todos los conductores se sienten a gusto con la idea de que no sean ellos los que manejen los destinos de su vehículo.

Coches autónomos ¿qué opinión tenemos de ellos?

Hoy hemos conocido un informe que nos detalla qué opinan sobre los coches autónomos tanto las mujeres como los hombres. Y los resultados nos llevan a conclusiones muy interesantes, unas conclusiones en las que tiene cabida también un cierto temor a una tecnología que de momento para muchos es desconocida, pero que inevitablemente va a llegar a nuestras vidas para quedarse.

¿Qué estamos dispuestos a arriesgar con los coches autónomos?

Que los coches son cada vez más unos dispositivos conectados como lo puede ser un ordenador o teléfono móvil con la presencia cada vez más de la tecnología, ya no sólo en sus motores, sino en sistemas de seguridad cada vez más sofisticados, es algo que nadie puede negar. Y la llegada de los coches autónomos abre la puerta a una nueva forma de entender la conducción, seguramente de la modificación del marco legal que regula este tipo de vehículos y sobre todo una percepción dispar por parte de los conductores de lo seguros que serán estos vehículos.

Mientras que la mayoría de conductores apuesta por este método de conducción para el futuro, no son pocos los que recelan de lo que puede suponer la llegada de estos vehículos a las carreteras. El principal temor de algunos conductores es que la informatización de los vehículos pueda abrir una puerta a los hackers, y que se puedan hacer con el control de ellos de la misma forma que lo hacen con nuestros ordenadores o teléfonos.

Y por otro lado, como hemos visto recientemente en alguna ocasión con vehículos autónomos, que un error en el software de un vehículo Tesla pueda poner en peligro nuestra seguridad. No se pueden comparar las consecuencias que tendría un error de software en la actualización de un teléfono que en la de un vehículo autónomo, donde quedaríamos a expensas de la reacción de nuestro vehículo en caso de un accidente inminente, porque según su programación ¿a quién sacrificaría?

En la otra cara de la moneda, existe un vídeo muy reciente donde se muestra un episodio de conducción real que muestra el bien que puede suponer el coche autónomo en las carreteras. En este vídeo podemos ver cómo un Tesla es capaz de predecir un accidente y evitarlo segundos antes. Este sería precisamente el gran beneficio de esta tecnología, acabar con los accidentes casi en su totalidad.

Como en todas las revoluciones habrá escépticos, y quienes se resistan al cambio, pero la llegada del coche autónomo a los concesionarios y carreteras, con sus defectos incluidos, está mucho más cerca de lo que muchos piensan.

Normas