Regulador

Breve historia de la CNMC: de ahorrar 30 millones a perecer con C's

Albert Rivera anuncia un acuerdo con el Gobierno para deshacer el ente regulador

La sede en Madrid de la CNMC.
La sede en Madrid de la CNMC.

Un Estado con un superregulador ya no es garantía de ahorro. O esto es lo que se desprende del paso atrás que ha dado este lunes al Gobierno al pactar con Ciudadanos el desgaje de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en dos entes autónomos y la creación de un tercero encargado. Si ahora el presidente del partido naranja, Albert Rivera, considera que la medida es una "buena noticia para los consumidores", hace cuatro años Soraya Sáenz de Santamaría respaldaba la unificación por ahorrar "un 40% en altos cargos".

Corría el mes de agosto de 2013. Mariano Rajoy declaraba en el Senado entre las acusaciones de Luis Bárcenas en el juzgado de haber auspiciado la entrega de sobresueldos en el PP. La tasa de paro bordeaba el 25%. Entre los rigores de la crisis, la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno anunciaba en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la culminación de un proyecto en el que "llevaba trabajando desde sus inicios", después de que Rajoy ganase por aplastante mayoría absoluta las elecciones de noviembre de 2011. Con esta medida el Ejecutivo creaba en palabras de Santamaría "un supersupervisor, más que un superregulador" que aglutinaba el trabajo de 18 entidades independientes: la Comisión Nacional de la Energía, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, la Comisión Nacional de la Competencia, el Comité de Regulación Ferroviaria, la Comisión Nacional del Sector Postal, la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria y el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales.

El germen de todas ellas se remonta a 1992. Entonces, el Gobierno de Felipe González decidió independizar de su tutela al adaptarlo al modelo que regía la mayor parte de los países europeos. Y desde entonces fueron naciendo esta casi veintena de organismos oficiales.

El ahorro en directivos fue el principal argumento que esgrimió la vicepresidenta en 2013. Lo cuantificó entonces en un ahorro de 30 millones al año y en hasta un 40% menos de puestos directivos y consejeros, así como la reducción del número de sedes. Frente a las distintas cúpulas directivas de los distintos reguladores, la mejora de la eficiencia defendida por el Ejecutivo se basaba en que la CNMC estaba regida por 10 salas que se completan con secciones de instrucción. Al mando, el presidente, José Martín de Quemada; la vicepresidenta, María Fernández Pérez, y ocho miembros más del consejo.

El Gobierno da ahora un paso atrás presionado por Ciudadanos. Albert Rivera ha anunciado este lunes que ultima un acuerdo con el PP para deshacer este superorganismo y dividirlo en dos entidades: la CNC (orientada a la Competencia) y otra entidad que agruparía los sectoriales. Amén de una tercera centrada en los organismos financieros. Según Rivera, el acuerdo —que ya estaba anunciado en agosto en el pacto de Gobierno de estos dos partidos— supondrá una mejora en la independencia, dado que la designación de su responsable será refrendada por un comité de expertos. 

Pero para que este plan llegue a buen puerto, aún falta salvar un escollo: conseguir el apoyo del PSOE. El propio Rivera ha dicho que "espera" que los socialistas no obstaculicen el acuerdo y su portavoz de Economía, Toni Roldán, ha mostrado la disposición de su grupo a "afinar" con este partido los miembros que compongan ese plantel de expertos encargado de nombrar a los directivos de los nuevos organismos y que vele por la independencia de estos, a través de sinergias entre ellos. 

Normas