Perfil

Jordi Bricio y Alexander Wit: una vida nueva para la porcelana

Los socios directores del fondo de inversión PHI Industrial son los nuevos dueños de Lladró

Jordi Bricio (izquierda) y Alexander Wit, socios directores de PHI Industrial.
Jordi Bricio (izquierda) y Alexander Wit, socios directores de PHI Industrial.

Un chileno-holandés con experiencia en internet y un barcelonés experto en automoción son los nuevos dueños de Lladró. Alexander Wit y Jordi Bricio, socios directores del fondo de inversión PHI Industrial Acquisitions, han comprado el fabricante de porcelanas decorativas, la adquisición más conocida de las que han realizado.

Con experiencia en resucitar empresas con problemas, su intención es mantener la marca y, por el momento, garantizan los puestos de trabajo, tras años de ventas estancadas y resultados negativos. Apostarán por buscar nuevos mercados, por el área de marketing, y reestructurarán la red de distribución. PHI prevé mantener al director general Juan Vicente Sanchis durante seis meses y nombrará a otro ejecutivo a mediados de año. También saldrá la presidenta, Rosa Lladró.

Wit ha señalado, tras la compra de Sodegi, matriz de la empresa de porcelana, que pretenden seguir “impulsando el prestigio internacional de la marca a nivel mundial en el ámbito del diseño de lujo y de la elaboración artesanal de alto standing. Queremos introducir pragmatismo y agilidad en la gestión para recuperar rentabilidad y garantía de futuro”.

PHI añade que su proyecto desea “impulsar la creatividad en los diseños y hacer un producto más variado. Queremos mantener la historia y el carácter valenciano de la marca, su fábrica y sus artesanos”. Según Valencia Plaza, una de las ideas es modificar la ordenación de los escaparates de las tiendas.

Wit desarrolló su carrera en internet, fundando el comparador Dooyoo, mientras que Bricio es experto en automoción

Wit (1974, casado con una española, con la que tiene tres hijos, y de madre chilena y padre holandés), es MBA por Harvard, y empezó su carrera profesional como consultor de salidas al mercado en IVC (International Venture Consultants) y en Deloitte Madrid, antes de fundar con cinco socios la comparadora de precios Dooyoo, con sede en Berlín. También creó oficinas en Roma, París, Madrid y Londres.

En aquella época trabajó con él Rene Griemens, director financiero de la empresa de créditos en línea Kreditech, que destaca en el perfil de Linkedin de Wit su capacidad de motivación, su “aguda mente analítica” y su “madurez para ejecutar los resultados de su análisis de forma rápida y clara. Escucha y sigue el consejo de todas las partes interesadas”.

Mientras, el ingeniero industrial Jordi Bricio (Barcelona, 1970, casado con Ana, compañera de la carrera, con la que tiene tres hijos pequeños), desarrollaba su carrera en el sector del automóvil. “Empecé a trabajar como ingeniero de desarrollo en el grupo Behr. Mi última responsabilidad allí fue la creación y dirección de una planta de producción, que partiendo de cero, alcanzó los 500 trabajadores en dos años, todo ello compaginado con un MBA en Esade”. Luego, pasó al grupo GDX Automotive, que le permitió “tener una visión aún mas internacional y de mayor responsabilidad”.

Wit recuerda que cuando “la burbuja de internet se rompió” le tocó reformar toda la estructura de Dooyoo. “Esa experiencia de sanear un negocio para darle viabilidad (se vendió en 2006) fue el origen de mi interés en montar el fondo Arques en España, luego PHI”.

Wit y Bricio se conocieron en Arques en 2006. En 2008 los alemanes de la matriz salieron del negocio español, y ellos se quedaron con las participadas y renombraron el grupo. Desde el inicio, Bricio se enfocó, desde Barcelona, en gestionar las empresas participadas y Wit, desde Madrid, en la búsqueda de oportunidades de compra. En 2011 montaron el primer fondo con inversores institucionales, y desde entonces han comprado 21 empresas, principalmente industriales y manufactureras, como Capresa (del sector de la automoción). Tienen 10 empresas en cartera. La intervención de PHI suele durar uno o dos años, y su especialidad es adquirir desinversiones de negocios no principales de grandes multinacionales, para llevarlas a beneficios.

Wit, que se crió en Perú, Chile, Países Bajos y EE UU, considera que en España hay demasiada jerarquía, demasiado miedo a hablar con los jefes, en comparación con EE UU. En una entrevista, declaró: "A veces los trabajadores son las víctimas de las decisiones, pero otras veces les gusta justificarse con eso”.

Normas
Entra en El País para participar