Editorial

Hora feliz para la financiación

Como es tradicional al comienzo de cada ejercicio, las empresas y los bancos en toda Europa han iniciado 2017 con emisiones de deuda corporativa. Las colocaciones realizadas en estos primeros días de enero superan ya los 46.000 millones de euros, una cifra que duplica lo emitido en este mismo período en 2016 y supone, además, el mejor comienzo de año desde 2013. Hay dos grandes razones que explican esta eclosión de emisiones. Por un lado, el año que acaba de comenzar presenta una agenda política plagada de incertidumbres, como las elecciones en Francia y Alemania, la puesta en marcha del proceso de salida de Reino Unido de la UE y las primeras decisiones de Donald Trump. Por otro, las previsiones sobre el repunte de la inflación en la zona euro en la primera parte de 2017 y un encarecimiento en general de las condiciones de financiación a finales de año. A ello hay que sumar la caída de las rentabilidades en renta fija durante las dos últimas semanas de diciembre, que han convertido este principio de año probablemente en el momento más barato para que las empresas se financien. La banca española ha aprovechado esta suerte de hora feliz de financiación. De las cinco compañías que ha emitido deuda en España, cuatro son bancos –Caixabank, Santander, Santander Consumer y BBVA– y la quinta, Telefónica.

Normas