Entrevista

José Antonio Zaballos: “La hamburguesa no es 'fast food”

Dirige desde hace un año el crecimiento de la cadena de restauración

Tommy Mel´s
José Antonio Zaballos.

La vida profesional de José Antonio Zaballos, madrileño de 41 años, está salpicada de anécdotas, aprendizaje y capacidad para superarse, aún en caso de tener que tirar la toalla. Su sueño era dedicarse profesionalmente al tenis, incluso llegó a estar en la clasificación de la ATP, pero abandonó, después de cuatro años, al no obtener resultados. Desde entonces, asegura, que no ha vuelto a coger una raqueta de tenis. Es más, afirma con total convicción que no quiere que sus hijos, tiene dos varones y en camino llega una niña, practiquen ningún deporte de manera individual. “Todos los problemas son tuyos, no puedes echar la culpa a nadie y si no tienes resultados acabas desquiciado por la autopresión”.

Entonces, fue cuando se matriculó en Empresariales y comenzó a trabajar en Carrefour. Más tarde pasó a El Corte Inglés, empresa en la que estuvo “diez maravillosos años”, y donde aprendió que “quien bien compra, bien vende”, y donde asumió distintos cargos, entre ellos fue responsable de Gourmet Experience. En 2009, había tocado techo y dejó la compañía, “para seguir aprendiendo”. Fichó char Dinosol Supermercados, empresa que en ese momento se encontraba en suspensión de pagos. Todos estos detalles de su vida profesional los va hilando desde su despacho de director general de Tommy Mel´s, empresa fundada en 2009 y perteneciente a Wonderfood Brands Corporation, propietario además de las cafeterías Emyfa, Farruca Bar y del restaurante Latasia. Tomó las riendas de la cadena de restaurantes de cocina americana a finales de 2014, y se trasladó a un acogedor chalet del parque del Conde de Orgaz.

“Me vine a esta empresa, mucho más pequeña que la anterior, de 4.000 familias pasé a 468 personas, me uní a esta empresa familiar, con el fin de hacer un plan de crecimiento más estructurado”. Tommy Mel’s, que cuenta con 36 restaurantes (12 en propiedad, el resto en régimen de franquicia) repartidos por España, “había crecido muy rápido y se había dejado cosas en el camino, por eso era necesario parar para afianzar el modelo”. Aclara Zaballos que cuando se abren muchos restaurantes se desvirtúan los parámetros. Entre las novedades, señala que han modificado la forma en la que se dirigen al cliente. “Nació como un diner pero cuando te haces grande el concepto tiene que ser entendido, por eso nos hemos reinventado en restaurante americano con una carta más sencilla, un servicio más tranquilo, donde el cliente pueda pasar más tiempo”, añade este ejecutivo, que trabaja rodeado de las siluetas de las camareras en patinete que protagonizan la imagen de Tommy Mel’s.

El objetivo de aquí a 2020 es tener 70 restaurantes en total, entre propios y en franquicia. Y asegura que todos son rentables y que “abrir un local de 220 metros cuadrados cuesta entre 400.000 y 550.000 euros”.

José Antonio Zaballos es abierto y nada dubitativo en su discurso. Reconoce que su estilo de dirección va más acorde con el modelo de una empresa familiar, “donde todos los empleados tienen nombre y apellido, porque no queremos ser una empresa deshumanizada”. También es un firme defensor de la cocina que se sirve en los locales de Tommy Mel’s. “La hamburguesa es un bocadillo maravilloso, no es fast food”.

"Tenemos que aprender a comer"

El concepto de restaurante ha cambiado, su imagen ha dejado de ser la de un diner, pero en el despacho de José Antonio Zaballos continúa la mesa y las sillas, así como las imágenes de las eficientes camareras en patinete. Asegura que la decoración ya estaba cuando él llegó hace un año. “Solo me he traído al despacho la fotografía de mi mujer y de mi primer hijo. Todos han nacido coincidiendo con un cambio de trabajo mío, y la verdad es que todos han venido con un pan debajo del brazo”.

Destaca un cartel que tiene en la puerta, y en el que pone Paz y amor, y que asegura refleja el ambiente y el espíritu que se vive en la empresa, como la pizarra que tiene en la pared, con la mítica frase de all you need is love (todo lo que necesitas es amor).

El horario de trabajo en Tommy Mel’s, de 9 a 19 horas, es compatible con su vida familiar, una experiencia que hasta ahora no había podido vivir. “Aquí podemos conciliar, no fichamos y todos podemos atender nuestras necesidades personales”, asegura este ejecutivo, defensor de la vida sana. “Yo no comía normalmente hamburguesas, llevaba diez años sin comer una, y ahora me gusta. Tenemos que aprender a comer y a hacer comidas más saludables”, afirma.

En cuanto a la competencia señala que ni Burguer King, ni McDonald’s son rivales de Tommy Mel’s. “Lo único que tenemos en común es que en todos los restaurantes hay hamburguesa, y eso está bien porque se populariza este producto”.

Entre sus aficiones se encuentra la lectura, sobre todo la novela histórica y novelada, los libros de motivación; y por encima de todo, su familia y sus hijos. “Todas las mañanas los llevo al colegio y vamos cantando, eso es la felicidad”.

Normas