La reestructuración de la banca transalpina

La excepción italiana en rescates bancarios

Los grupos financieros europeos suman cinco jornadas de subidas

Monte Paschi
Sede de Monte dei Paschi di Siena. REUTERS

El plan de Italia para rescatar a Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS) –el banco más antiguo del mundo y el tercero más grande del país– pone a prueba las nuevas normas europeas sobre asistencia bancaria. El comienzo del fin de lo problemas de la banca italiana ha permitido al sector financiero europeo acumular varias sesiones de subidas.

Con los planes para MPS, Italia ha apurado los límites de la directiva de resolución y reestructuración bancaria, al agarrarse a una excepción para proponer una recapitalización cautelar de la entidad con dinero público que le proporcione los fondos que necesita para sanearse. MPS no logró captar en el mercado los 5.000 millones de euros de capital que necesitaba y en vísperas de Navidad pidió ayuda al Gobierno, que aprobó un decreto por el que concede 20.000 millones para todas las entidades del país. El documento recoge también las medidas para proteger a los clientes de la entidad toscana, que pasan por un mecanismo para canjear la deuda subordinada en manos de pequeños inversores, que no tendrían que asumir una parte del rescate.

Las normas de resolución europeas fijan que solo puede concederse ayuda estatal a un banco en problemas después de que se haya aplicado un rescate interno del 8% de la deuda, es decir, imponiendo pérdidas a accionistas y propietarios de deuda. Sin embargo, si la entidad aún es solvente, el Estado puede hacer una recapitalización cautelar –para prevenir males mayores– siempre y cuando la ayuda sea temporal y limitada, y no sirva para cubrir pérdidas. Esta fórmula permite evitar el rescate interno habilita a la entidad a seguir funcionando.

El Banco Central Europeo (BCE) ha despejado el camino para que la Comisión Europea dé luz verde a esta excepción para MPS al declarar que el banco es solvente, pero ha elevado a 8.800 millones de euros sus necesidades de capital. Bruselas deberá comprobar además que esta recapitalización no supone una ayuda de estado ilegal.

En la confianza de que Bruselas acabe dando el visto bueno definitivo a la operación de rescate de MPS, los mercados financieros han aplaudido lo que parece el comienzo del fin de los problemas de la banca italiana. El índice que refleja la evolución de los bancos europeos ha acumulado cinco sesiones ala alza, con algunas entidades italianas repuntando más de un 15% en estos días. El Ibex ha encadenado una buena racha, anotándose casi un 1,5% en los últimos cinco días.

BBVA, por su parte, colocó este jueves 1.000 millones de euros de deuda subordinada a cinco años. Los bonos se emiten con un cupón anual ligado al rendimiento de las permutas financieras sobre tipos de interés -mid swap- más 55 puntos básicos, con una calificación crediticia BBB+.

Normas