Ratings

Zardoya, alta solvencia y dividendo

El equipo de analistas de Axesor otorga a la compañía un rating no solicitado de AA- con tendencia estable

Fachada de la sede Zardoya Otis.
Fachada de la sede Zardoya Otis.

El grupo Zardoya Otis se posiciona como empresa líder en transporte vertical (ascensores, escaleras mecánicas y plataformas), lo que le otorga una destacada capacidad de influencia en su ámbito de actuación. La compañía, filial de la estadounidense Otis que controla el 50,01% del capital, se apoya en una elevada rentabilidad (el ratio de ebitda sobre ventas alcanzó en 2015 el 31,52%) y en su capacidad para generar caja de modo recurrente, que le permiten gozar de una estructura financiera de solvencia elevada.

El equipo de analistas de Axesor otorga a la compañía un rating no solicitado de AA- con tendencia estable. Los principales hitos que condicionan la liquidez del grupo radican en el mantenimiento de una generosa política de dividendos y el crecimiento inorgánico, basado en la adquisición de compañías.

Así, durante 2016 la remuneración percibida por los propietarios a través de tres dividendos (uno de ellos con cargo a 2015) y de una distribución dineraria parcial de una prima de emisión de acciones ascendió a 146,15 millones de euros, según datos de la propia compañía. Para hacerse una idea de la relación entre remuneración al accionista y beneficios, se puede señalar que el resultado neto de 2015 fue de 149,75 millones de euros y que el resultado acumulado hasta el tercer trimestre fiscal de 2016 (finalizado el 31 de agosto) es de 108 millones de euros, un 0,6% más que en 2015. La compañía ya ha aprobado el tercer dividendo a cuenta de 2016 para enero, que será exactamente de la misma cuantía que los anteriores: 0,08 euros por acción. En definitiva, el porcentaje de beneficios destinado a dividendos o pay-out ratio se aproxima al 100%.

Los fundamentos del negocio de Zardoya Otis se ven apoyados por su situación de liderazgo en un mercado maduro y estable. El negocio de la compañía se sustenta en las actividades de mantenimiento de equipos (72,4% de las ventas al cierre del tercer trimestre de 2016), lo que le proporciona un carácter anticíclico a la actividad general, ya que permite una elevada estabilidad y recurrencia de los flujos de caja. El crecimiento en este segmento proviene fundamentalmente de la adquisición de compañías locales y en este sentido la compañía hizo varias operaciones a lo largo de 2016, como la absorción de ascensores Eguren y Admotion y la toma de control del 100% de Puertas Automáticas Portis. De hecho, la compañía también procedió entre junio y septiembre a ejecutar un plan de recompra de acciones propias con el objetivo fundamental de que pudieran ser utilizadas en operaciones de adquisición que entrañen el canje de acciones, según explicó la entidad al supervisor de los mercados en un comunicado.

A lo largo de la crisis, el grupo ha sufrido un descenso constante de la venta nueva, dado que las operaciones de crecimiento inorgánico no bastaban para contrarrestar completamente la caída de la demanda. Por otra parte, la pertenencia al grupo Otis limita el campo de actuación de la empresa a España, Portugal y Marruecos. Si bien, la venta de componentes a otras filiales del grupo ha supuesto una vía de crecimiento. Sin embargo, esas tendencias de fondo se han ido invirtiendo a lo largo del último ejercicio, en consonancia con la expansión del crecimiento experimentado por España. Así, en el tercer trimestre fiscal del año la venta nueva mejoró un 7,8%, mientras que el core-business, la actividad de mantenimiento, experimentó un ligero retroceso del 0,8% interanual. Sin embargo, la exportación sigue dando buenas noticias, con un crecimiento del 16,2%. La obra pendiente de ejecutar ha mejorado un 36% en un año y suma 132,2 millones de euros. En definitiva, después de haber sorteado una coyuntura complicada con una tendencia bajista en la facturación, los ingresos se estabilizan y vuelven a crecer y lo hacen además en un entorno caracterizado por un nivel de endeudamiento óptimo, con persistencia de ratios negativos de deuda financiera neta.

La compañía mantiene una evolución positiva en su desempeño estratégico, su capacidad de generación de caja es recurrente y las mejoras en venta nueva y exportaciones son visibles. Son los límites de su ámbito de actuación, centrados en el mercado ibérico, y su generosa política de remuneración los que determinan que la perspectiva del rating se mantenga estable, sin que se pueda anticipar una mejora sustancial a corto plazo.

Normas