Urbanismo

BBVA: no a una Operación Chamartín "poco ambiciosa"

El promotor DCN, Ayuntamiento y Adif celebran la primera reunión técnica para consensuar un nuevo proyecto.

El ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna (i), junto a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d) en una de sus reuniones sobre el futuro de la operación urbanística en Chamartín.
El ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna (i), junto a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d) en una de sus reuniones sobre el futuro de la operación urbanística en Chamartín. EFE

"No invertiremos en un proyecto con poca ambición". Son palabras de Antonio Béjar, presidente de Distrito Castellana Norte (filial de BBVA), tras la primera de las reuniones técnicas que se esperan para consensuar la conocida como Operación Chamartín.

"Es una operación que tiene que ser viable técnica, económica y jurídicamente", aseguró Bejar, quien señaló que el proyecto debe ser importante no solo para Madrid, si no para España, pero que tiene que regirse con unos criterios de rentabilidad para el banco, que está dispuesto a invertir 6.000 millones de euros, a cambio de ejercer como promotor de viviendas en ese área, en el que ya cuenta con los derechos sobre los terrenos de Adif.

En la reunión de este lunes en el Ayuntamiento de Madrid, que liderará las negociaciones sobre un nuevo proyecto tras el rechazo del Pleno municipal al proyecto de Distrito Castellana Norte, también estaban presentes José Manuel Calvo, concejal de Urbanismo, y Juan Bravo, nuevo presidente de Adif.

Según comentó Bravo, las partes han pactado un calendario para llegar a un acuerdo antes de seis meses. El presidente de Adif, además, explicó que el desembolso del promotor de 1.200 millones previstos para el administrador ferroviario en el anterior proyecto, "no es uno de los problemas" a consensuar en el nuevo intento. "El proyecto debe tener una viabilidad técnica y económica", aseguró.

Además, explicó en que también han acordado en poner a la remodelación de la Estación de Chamartín "como motor" del proyecto.

La de hoy ha sido la primera reunión de la comisión técnica pactada por ministerio y Consistorio para abordar la operación. En dicha comisión están representadas todas las partes implicadas en la Operación Chamartín: Ministerio de Fomento, Ayuntamiento de la capital, Comunidad de Madrid, Adif y la empresa Distrito Castellana Norte (DCN), controlada por el BBVA.

Calvo señaló a la reunión como "muy satisfactoria" y como "una primera toma de contacto". El concejal de Ahora Madrid aseguró que las partes coinciden en que se debe encontrar una solución para ese área degradada al Norte de Madrid, que se plantee un "modelo racional y sostenible" y que "la Estación de Chamartín debe ser una pieza fundamental, que no puede esperar más tiempo para ser remodelada". La intención del equipo de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid es aprobar el nuevo plan en tres o seis meses. Para ello, las reuniones se celebrarán cada dos o tres semanas, con una reunión mensual de control.

Historia del proyecto

Estas reuniones se enmarcan dentro del objetivo de desbloqueo iniciado con el nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tras reunirse hace una semanas con Carmena.

El ambicioso plan urbanístico ha superado los veinte años de bloqueo. Iniciado en 1993 bajo la lupa del socialista José Borrell, entonces ministro de Obras Públicas, se ha topado con innumerables obstáculos. En 2015, la comisión de Urbanismo aprobó el proyecto de la sociedad Distrito Castellana Norte, controlada en un 75% por BBVA y en un 25% por el Grupo San José. El proyecto incluía inversiones por 6.000 millones y 17.000 viviendas, y lo avalaron las administraciones central, regional y municipal, todas del PP en su momento.

La elección de Manuela Carmena como alcaldesa trastocó los planes, y el pleno del consistorio tumbó el plan con los votos del PSOE y de Ahora Madrid. El Ayuntamiento presentó una propuesta alternativa, que reducía el número de viviendas a 4.700 y minimizaba consecuentemente el gasto en infraestructuras. Desde ese momento, se abrió una batalla judicial: Fomento, Adif y DCN recurrieron la decisión del pleno de tumbra el plan.

El ministerio, vía Adif y Renfe, es el titular de los terrenos, que cede su desarrollo a la empresa Distrito Castellana Norte a cambio de 1.200 millones, según el acuerdo rechazado por el Pleno municipal.

Normas