Distribución textil

Los verdes europeos acusan a Inditex de eludir 585 millones en impuestos

La compañía gallega asegura que "cumple escrupulosamente" la normativa fiscal

El Partido Verde Europeo, que cuenta con 50 de los 751 escaños del parlamento europeo, ha emitido este jueves un informe sobre la estructura fiscal utilizada por la compañía textil española Inditex. En este documento acusa a la firma gallega de haber logrado eludir 585 millones de euros entre los años 2011 y 2014.

En concreto, los verdes señalan que Inditex se ha servido de las filiales de tres países (Holanda, Irlanda y Suiza) para huir de las altas tasas impositivas de algunos mercados en los que opera para mantener márgenes y reducir el nivel de impuestos.

El partido en el que se integran las fuerzas políticas españolas Equo, Compromís o ICV, señala que estas prácticas son legales y permitidas por la regulación comunitaria pero que se trata de "una política agresiva de elusión fiscal".

Según los Verdes, Inditex se sirvió de tres estructuras distintas para reducir el pago de impuestos. En Irlanda, por ejemplo,se apoyó en distintas sociedades para activiades principalmente financieras como créditos entre filiales o seguros, demás de una sociedad de comercio electrónico, con una tasa de el 12,5%.

En el caso de Países Bajos, la sociedad holandesa recibe el pago de royalties por parte de otras filiales del grupo y que tienen una tasa impositiva del 15%. Así, la sociedad de Países Bajos logró 3.700 millones de euros de ingresos en el periodo y un beneficio de 1.700 millones, con apenas 200 empleados.

Esta operación ya fue motivo de un extenso reportaje de la agencia Bloomberg en 2014 y que entonces señalaba que esta socidad captaba el 20% de los beneficios con apenas el 0,1% de la plantilla.

Según el informe presentado por los Verdes, la operativa en Países Bajos ha costado pérdidas de impuestos por 218 millones en España, 25 millones en Alemania, 57 millones en Italia, 76 millones en Francia, 20 millones en Grecia, 25 millones en Reino Unido, 18 millones en Bélgica y 6 millones en Austria.

El grupo también se serivió de Suiza, de acuerdo con los datos de los ecologistas. Una sociedad en Friburgo adquiere las ropas a bajo coste de los países productores como Bangladesh, Turquía o Marruecos y después la revende a otras compañías del grupo. En 2014, ITX Swiss, como se llama esta sociedad, pagó un 7,8% en impuestos o "incluso menos" según el informe.

La respuesta de la empresa no se hizo esperar y señaló que el informe "parte de premisas equivocadas que le conducen a conclusiones erróneas". Así, señala que el informe se equivoca "gravemente" al argumentar que el Estado español ha dejado de ingresar 218 millones en derechos de propiedad.

También cree que es un "grave" error señalar que ITX Merken, la sociedad holandesa, haya adquirido dichos derechos por 1.472 millones con una elusión de 84 millones para España. Argumenta la empresa que esta magnitud está sujeta al tipo nominal del impuesto de sociedades español, con un 30% y un 28% de tasa y que supuso 360 millones a la hacienda española.

Respecto a ITX Fashion, la filial irlandesa, la empresa aseguró que encauza la actividad en internet de solo tres mercados, Japón, EE UU y Canadá y que la actividad en internet de cada país pasará a depender con capada país correspondiente.

Por último, asegura que ITX Trading adquiere la mercancía a proveedores y que cuenta con personal especializado en distintos territorios dando lugar a transacciones intragrupo.

La empresa señaló que "cumple escrupulosamente" con la normativa fiscal de todos los mercados en los que opera y que entre 2011 y 2015 ha tenido una tasa fiscal de entre el 22% y el 24% y que a través del impuesto de sociedades ha abonado 4.400 millones en los países en los que se encuentra. En el caso de España ha abonado 2.200 millones, el 2% de lo que se recauda por este impuesto.

No es la primera vez que el partido verde europeo señala a una empresa por estas estructuras societarias y su elusión de impuestos. En concreto, en anteriores ocasiones, acusó a Ikea y a la alemana Basf de no tener una fiscalidad acorde a su actividad.

Normas