Energía
Nadal actualiza la retribución a las renovables y la ajusta 569 millones Retribución renovables

Nadal actualiza la retribución a las renovables y la ajusta 569 millones

Adapta la remuneración a los precios de futuros hasta 2019

El Ministerio de Energía ha remitido para su informe a la CNMCla propuesta de orden por la que se actualizan los parámetros retributivos de las instalaciones de renovables, cogeneración y residuos a partir del 1 de enero de 2017 y hasta 2019. La reforma eléctrica de 2013 cambió el antiguo mecanismo de primas a la producción por un incentivo a la inversión (y la operación y mantenimiento en algunos casos) en la que se tiene encuentra toda la vida útil de la planta y se reconoce una rentabilidad del 7,39%.

 Este marco retributivo, basado en parámetros o estándares, rige por seis años, si bien, al final del primer semiperiodo se revisan “las estimaciones de ingresos por la venta de energía en el mercado” y “las previsiones de horas de funcionamiento”, mediante una orden ministerial, la que ahora se tramita y que entrará en vigor el 1 de enero.

Según los precios de los contratos de futuros anuales publicados por el operador del mercado (OMIP) que recoge el texto de la propuesta, se estiman para 2017, 2018 y 2019, respectivamente, 42,13 euros MWh, 41,65 euros MWh y 41,82 euros MWh. Estos serán, por tanto, los precios que las instalaciones cobrarán del mercado en el trienio que ahora empieza y, el resto, hasta completar su retribución se ajustan a los límites anuales que fija la norma.

Este ajuste se traduce en un incremento de los costes del sistema eléctrico (los cargos incluidos en la orden de peajes) de 569 millones de euros en 2017 respecto a 2016, hasta 7.071 millones. De estos incrementos, el grueso, 212 millones corresponden a la eólica; 173,5 millones a la cogeneración y el resto a solar, biomasa, cogeneración, hidroeléctrica o residuos. No se actualizan, sin embargo, los parámetros retributivos de los purines, pues los que se aplicaron en el primer trienio fueron anulados por el Tribunal Supremo (este obliga a pagar unos 500 millones, aunque la mayor parte de las plantas han cerrado); ni las instalaciones cuyo incentivo haya sido asignado mediante subastas (eólicas y fotovoltaicas de Canarias) ni las plantas a las que se le haya caducado el derecho a recibirlo por haber superado su vida útil este año.

En el primer semiperiodo regulatorio de la polémica reforma, se produjo un desajuste de los ingresos de las empresas de... millones de euros debido a los errores en las estimaciones de los precios de mercado del antiguo Ministerio de Industria en esos años. El problema se ha corregido pues entre 2017 y 2019 se tienen en cuenta los precios de futuros, si bien en 2020, vuelve a fijar los 52 euros MWh que fijaba la norma el año en que se fijaron los parámetros primer año (2014).

En el caso de la eólica, la diferencia entre el precio previsto y el real (el primero muy por encima del segundo) entre 2014 y 2016 asciende aproximadamente a 630 millones. Si bien, como la norma establece además unos topes, las empresas no recibirán todo esa cantidad ya que solo se les reconoce el 36,3% como desajuste:unos 229 millones de euros. Por tanto, la eólica dejará de ingresar 401 millones, que consideran necesarios “para alcanzar la rentabilidad objetivo”, señalan fuentes de este sector.

Para colmo, critican también las empresas, el ministerio puede devolver esa diferencia en la retribución a la inversión a lo largo de la vida regulatoria, lo que consideran una financiación en toda regla del sistema eléctrico. Por el momento, las empresas desconocen qué parte de esa deuda se le pagará en 2017 y que parte representa de los citados costes de 569 millones.

Además, el incremento de la retribución no se corresponde con lo que debía ser pues a partir de 2020, el ministerio “vuelve a inflar” la previsión del precio del pool (52 euros MWh cuando los futuros apuntan a 41 euros MWh). El sector confía en que este precio se corrija.

 

La cogeneración no se recupera con la revisión

Cada tecnología tiene su problemática. En el caso de la cogeneración, con un incremento de ingresos de 173 millones en 2017, además de la retribución por inversión se le reconoce otra por operación y mantenimiento. En este caso, la revisión es anual y afecta “a las instalaciones tipo a las que resulte de aplicación y cuyos costes de explotación depnedan esencialmente del precio del combustible”. El sector ha denunciado errores en la metodología que se tradujo en una merma de 12 euros MWh en los precios del combustible en la revisión de julio. Según la orden ministerial conocida ayer, la cogeneración recupera de aquel importe cinco euros.

Este tipo de plantas está compuesto por las instalaciones de cogeneración de alta eficiencia, que generan de forma simultánea energía eléctrica y/o mecánica, y calor útil. La revisión de la retribución por operación afecta a 443 instalaciones y el precio del gas natural, gasóleo y fuelóleo han sido estimadas tomando como referencias el National Balancing Point (NBP), el Henry Hub (HH) y el barril. Brent.

En cuanto a los purines, han sido actualizadas las retribuciones a la operación de las 17 instalaciones tipo de tratamiento de lodos de la producción de aceite de oliva y otros lodos en base a la variación estimada de gas natural, tomando las mismas referncias.

Sin embargo, la orden ministerial no incluye las retribuciones de las plantas de tratamiento de residuos de explotaciones de porcino, pues una sentencia del pasado 20 de junio del Tribunal Supremo, declara la nulidad de los parámetros de estas plantas, que se consideraban cogeneradoras. La diferencia en la retribución asciende aunos 500 millones pero la mayoría de estas instalaciones han sido clausuradas.

Normas
Entra en EL PAÍS