Fondos

El ser o no ser de la inversión en bancos

Los gestores discrepan sobre el potencial de revalorización en los próximos años

Un peatón pasa delante de una oficina de Royal Bank of Scotland, en Londres.
Un peatón pasa delante de una oficina de Royal Bank of Scotland, en Londres.

"Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma, sufrir los golpes y flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin?". Esta frase de la obra de William Shakespeare La tragedia de Hamlet me viene a la cabeza cuando un gestor me habla del sector bancario. La decisión de tener o no bancos en cartera ha sido una de las claves que explican el comportamiento de muchos fondos este año y los anteriores.

La situación actual de los bancos no es fácil. Los índices bursátiles de banca no han alcanzado los niveles precrisis y están muy lejos de ellos. El índice bancario de la eurozona lleva una caída del 78% desde sus máximos, hace nueve años, y el americano, un 35%. Son nueve años.

¿Por qué están a estos niveles? Partamos de la siguiente asunción: las acciones suben sí, y solo sí, suben los beneficios. En los bancos europeos, los precios de las acciones prácticamente no han subido, ya que los beneficios siguen en el mismo punto de hace 8 años y, por tanto, no han tenido recuperación alguna. En Estados Unidos, la historia es más de lo mismo, aunque la recuperación del sector ha sido algo mayor por la ligera mejoría de los beneficios.

Estos últimos meses hemos visto una fuerte recuperación de los bancos; no es demasiado sorprendente si se tienen en cuenta estos factores:

  • Las curvas de bonos han dejado el terreno negativo. El bono a 10 años alemán ha pasado de una TIR del -0,12% a inicio del trimestre a un +0,221% y el americano del +1,59% al 2,29%.
  • La consideración de que una subida de tipos es buena para la cuenta de resultados de los bancos.
  • Una infraponderación por parte de los inversores a nivel mundial en el sector, especialmente en Europa.
  • La creencia de que el proceso de capitalización de la banca ha concluido en Europa, exceptuando casos puntuales.

Pero siguen existiendo riesgos. Por una parte, porque el exceso de deuda en las economías permanece y tiene impacto en el crecimiento económico. En segundo lugar, porque las entidades siguen sometidas a una regulación exigente que presiona sus márgenes, aunque parece que la tendencia es relajar estos requisitos (Donald Trump ya se ha pronunciado al respecto). En tercer lugar, porque los bancos centrales siguen dando a entender que los tipos de interés se mantendrán bajos durante un tiempo prolongado, lo que no favorece la rentabilidad de los bancos. Y, por último, porque sigue habiendo dudas sobre el saneamiento de los balances de los bancos.

En términos históricos, el sector ha cotizado con una ligera prima respecto a su valor en libros. Hoy, en Europa, este ratio se sitúa de media en 0,7 veces, por lo que se podría afirmar que el sector está barato, con algunas entidades en mínimos históricos. Antes de la crisis, llegaron a estar a dos veces valor en libros, aunque es probable que no volvamos a ver esos niveles.

¿Que debe pasar para que suban los bancos? Básicamente, que suba la rentabilidad del negocio y mejoren sus beneficios. La rentabilidad del negocio bancario, medida a través del ROE (rentabilidad sobre recursos propios) está en niveles del 6%, muy lejos del 15-20% de hace 10 años. Esos niveles, que llevaron al sector bancario a cotizar a múltiplos tan elevados, son prácticamente inalcanzables con la situación actual de tipos de interés, pero niveles de doble dígito bajo (alrededor del 10%) deberían ser posibles y así recuperar valoraciones interesantes.

Para aquellos inversores que quieran apostar por las subida de los bancos, hay algunas buenas opciones en fondos. En Europa, destaca el fondo Invesco Pan European Equity, que tiene un 30% de la cartera en bancos, una sobreponderación de más de un 10% respecto al MSCI Europe. El AGF - European Quality Equity tiene una apuesta importante sobre este sector, doblando su peso respecto al índice. Si nos centramos en bolsa española, Okavango Delta y Gesconsult Renta Variable tienen una inversión importante en entidades. En Estados Unidos, Robeco US Large Cap Equities tiene una apuesta importante por los principales bancos americanos, con una sobreponderación de más del 10% respecto al S&P 500.

Bancos sí o bancos no, esa es la cuestión. La mejor forma de invertir en este sector es a través de gestores expertos que conocen bien las entidades y pueden seleccionar aquellas que ofrezcan más valor.

Normas