Previsiones

Santander AM ve al Ibex en los 10.200 en 2017

El equipo de expertos de la gestora concede un potencial de subida del 17,4% a la Bolsa española

José Antonio Montero de Espinosa, Ana Rivero, Lola Ybarra y Alfredo Mordezki
José Antonio Montero de Espinosa, Ana Rivero, Lola Ybarra y Alfredo Mordezki

Santander AM cree que 2017 será un buen año para la Bolsa europea, pero en especial para la española. El equipo de expertos de la gestora confía en que el próximo ejercicio el Ibex 35 se sitúe en los 10.200 puntos. Es decir, desde los niveles actuales supone otorgarle un potencial de revalorización del 17,4%. Los expertos de la gestora consideran que la subida de los tipos, la política fiscal que defiende el ganador de las elecciones de EE UU y la mejora de las expectativas de inflación son los ingredientes perfectos para hacer de la renta variable el principal activo. Para el Euro Stoxx el potencial de subida se situaría en el 11% mientras que el S&P 500 podría subir un 9% adicional. José Antonio Montero de Espinosa, responsable de renta variable de España y la zona euro, considera que por valoraciones “la renta variable europea tiene más atractivo, pero el comportamiento de la Bolsa de EE UU está descontado un mayor crecimiento que en Europa”.

Recomendaciones de la gestora

Sobreponderar: renta variable latinoamericana, renta variable española, renta variable de Europa y EE UU, renta fija de latinoamérica, renta fija investment grade y dólar.

Infraponderar: renta fija a largo plazo de España y renta fija a largo plazo en euros.

Montero defiende que aunque el entorno general es bueno para la Bolsa hay que mirar compañía por compañía y no comprar de manera generalizada. “El BCE continuará dando apoyo al mercado”, asegura. El experto cree, además, que las empresas gozan a día de hoy de una excelente situación financiera después de los procesos de desapalancamiento acometidos en los momentos más duros de la crisis. “Las empresas disponen de un nivel de endeudamiento alto pero hay margen para el incremento de la retribución al accionista o la compra de compañías”, afirma. Por si esto no fuera suficiente, el responsable de renta variable señala que las revisiones están mejorando por primera vez en muchos años. Por sectores, Montero señala que después de muchos años en los que las compañías defensivas, de consumo estable y utilities reguladas han liderado la Bolsa, 2017 puede ser el año en el que las cotizadas de corte más cíclico podrían tomar la delantera.

La renta fija, protagonista de los mercados en las últimas semanas, continuará con el proceso de repunte de las rentabilidades que ha imperado desde el triunfo de Trump. Lola Ybarra, Cio global de Santander AM considera, no obstante, que algunos movimientos como los que ha registrado la deuda italiana no responden a fundamentos de mercado, apoyados en la recuperación de la inflación sino a una reacción natural a la incertidumbre que acompaña al referéndum del próximo 4 de diciembre. Ybarra considera en un entorno de tipos cero como el actual la renta fija ha dejado de funcionar como elemento diversificador. No obstante, desde la gestora creen que hay que huir de la deuda de gobiernos y apoyarse en los bonos high yield y de países emergentes para obtener los retornos más atractivo, a cambio de asumir un riesgo mayor.

Como elemento diversificador, ahora que la renta fija ha pasado a registrar un comportamiento en línea con las Bolsas, desde Santander AM se decantan por las divisas, especialmente el dólar, que ofrece una cobertura más potente.

Mayor crecimiento e inflación

El próximo ejercicio estará marcado por un mayor crecimiento que estará liderado por EE UU (2,2%) y sostenido por Europa (el PIB de la zona euro se situará en el 1,5%). Además, Latinoamérica (1,6%) volverá a la senda de la recuperación, en gran parte por la mejora de la economía brasileña. Por su parte, la inflación mostrará indicios de recuperación de cierto impulso en EE UU mientras que en la eurozona la tasa continuará siendo baja.

Uno de los factores que marcarán los próximos 12 meses es la discordancia que existirá entre las políticas monetarias y fiscales de EE UU y Europa. La primera economía del mundo continuará el proceso de normalización monetaria y lo acompañará con una fuerte rebaja de los impuestos a particulares y empresas. Mientras, la zona euro las medidas no convencionales del BCE continuará dominando un escenario.

Entre los principales riesgos los expertos apuntan al auge de los populismos y el proteccionismo y sus consecuencias económicas en un año que volverá a estar repleto de citas electorales. Eso sí, no hay que confundir esto con la volatilidad. Ybarra indica que “todo lo que hay sobre la mesa hace que el entorno sea menos predecible”, aspecto que se puede contrarrestar con selección y una gestión activa.

Normas