Industria turística

Verdades y mentiras del turismo en España

EY destaca que España solo capta al 1,2% de los viajeros de larga distancia

toro de Osborne
Imagen del toro de Osborne. Reuters

Los números récords en llegada de visitantes extranjeros y que España es el país más competitivo del mundo en materia turística son algunas de las ideas de las que los políticos han presumido en los últimos años, pero… ¿qué es verdad y qué es un mito?

La consultora EY ha elaborado un informe en el que pretende poner negro sobre blanco sobre la situación del turismo nacional dentro del contexto mundial. El documento, Mitos del turismo en España, revela que pese a que es el tercer país más visitado del mundo –por detrás de Francia y Estados Unidos- tan solo capta el 1,2% de los turistas de larga distancia, que según diversos estudios son los que más gastan en sus viajes.

Para la responsable del informe, la socia de EY María Jesús Escobar, es preciso cambiar el modelo de medición del turismo, y dejando a un lado las cifras récord de visitantes fijarse en la evolución del gasto de estos. Según los últimos datos, entre enero y julio el gasto de los viajeros europeos ha caído un 2,2% y el del extracomunitario un 2,3%.

EY incide en que la explicación del incremento del 10% en la llegada de viajeros de larga distancia a España este verano se justifica en buena parte por la caída registrada en países competidores como Turquía (-26,7%) o Francia (-9,6%). Un mensaje que se ha transmitido en los últimos años por parte de Exceltur, que viene haciendo referencia de los “turistas prestados” de otros destinos y que España recibe por la inestabilidad política y social de terceros.

El informe incide en los mensajes asociados a España por parte de los viajeros internacionales y deja constancia de que el sol y playa, la fiesta, los toros o el fútbol son los aspectos más recurrentes en el imaginario colectivo y recomienda ofrecer un posicionamiento del destino España más ambicioso y dirigido a viajeros con mayor poder adquisitivo.

EY critica en su informe que las diferentes administraciones públicas –comunidades, ayuntamientos y regiones- ofrecen una propuesta de valor similar al viajero y reclama una mayor coherencia y coordinación en la creación del producto turístico y unificar esfuerzos de promoción. “No tiene sentido gastar en promoción turística para el viajero que ya viene solo. Hay que apostar por la promoción en nuevos mercados”, asegura María Jesús Escobar, socia de EY. Según las previsiones del Gobierno, España superará los 75 millones de visitantes internacionales este año, de los que solo el 10,6% serán extracomunitarios.

En los últimos años, las distintas administraciones y las empresas se han volcado en hacerse un hueco en la agenda del viajero de alto poder adquisitivo -prueba de ello es el foro que se celebra estos días en Madrid dedicado al turismo de compras-. Las cifras apuntan a un crecimiento del 25% del turismo de compras en el último año, con Barcelona como número uno, con el  48% de las transacciones, y Madrid con un 42%, según datos de Global Blue.

Con todo, las ciudades españolas aún están lejos de las grandes capitales del shopping europeas. Así, por cada euro gastado en Madrid en compras tax free, en París la cifra sube  a 7,3 euros y en Londres a 6,2 euros.

Más promoción, pero coordinada

Empresas como El Corte Inglés o Iberia reclamaron ayer un mayor impulso de las Administraciones en la promoción turística del destino España y del turismo de alto poder adquisitivo. EY en su informe reclama además una mayor coordinación entre las administraciones y el sector privado y una evolución en las herramientas de promoción.

Según los datos recopilados (a los que habría que sumar otras partidas no incluidas), el esfuerzo presupuestario de Cataluña a la política turística es de un 0,3%, porcentaje que en Madrid es del 0,1% en la Comunidad de Madrid, del 0,9% en Canarias y del 1,2% en Baleares.

El informe también apunta que España tiene unas conexiones aéreas inferiores a las de otros países con los principales mercados emisores de larga distancia. Así, pone como ejemplo que son 16 las conexiones semanales entre Madrid y China, frente a las 68 que tiene París.

Normas