Operaciones corporativas

Tecnocom, una estrella bursátil con el apoyo inversor

La empresa ha mostrado su poder en el 'fintech' a lo largo del año

Tecnocom
Logotipo de Tecnocom.

Tecnocom ha sido quizá la gran estrella bursátil en España de 2016. La compañía ha sido el foco de atención de los grandes inversores desde el inicio del ejercicio gracias a su implantación en el área de la tecnología para la banca y los seguros, un segmento ahora de moda pero en el que la firma lleva mucho tiempo.

Tecnocom ha acogido en su sede de Madrid distintas presentaciones a las que han acudido representantes de grandes firmas de inversión nacionales e internacionales, gestores de fondos y sicavs, directivos de las llamadas gestoras de autor… siempre con el mar de fondo de la presencia de la compañía en el segmento de los nuevos medios de pago, la actividad de consultoría en el sector financiero, el análisis de datos y el control de los riesgos.

El mercado apostó esta estrategia. Desde su precio mínimo anual, de 0,95 euros por acción, registrado el 12 de febrero, los títulos han volado hasta superar los cuatro euros, lo que implica una revalorización en ese periodo superior al 300%.

Esta subida ha estado respaldada por la entrada en el capital o el aumento de la participación de grandes inversores. Entre ellos destaca Juan Abelló, que a través de su sicav Arbarín, compró en el tercer trimestre 124.000 acciones de Tecnocom. Norges Bank, Dimensional Fund, JP Morgan, Mandarine Gestión… la lista es amplia. El propio consejero delegado de Tecnocom, Javier Martín, ha comunicado la CNMV a lo largo del año la compra de distintos paquetes de acciones de la empresa.

La empresa parece haber hecho valer las positivas previsiones establecidas en su plan estratégico. Tecnocom estima un incremento anual de los ingresos entre el 7,5% y el 10% entre 2015 y 2018, y alcanzar en este último ejercicio un margen de ebitda entre el 7,5% y el 8,5%. La compañía insistió en fijar una política conservadora de endeudamiento, situación bien valorada por el mercado, y una “atractiva remuneración al accionista”.

La empresa, que no descartaba realizar adquisiciones selectivas, situó su deuda financiera neta en 27,23 millones de euros a la conclusión de septiembre, un 53% menos que en el mismo mes de 2015.

Normas
Entra en El País para participar