Telecomunicaciones

Pallete: en defensa de las ‘matildes’ ante los bajistas

El consenso de los analistas otorga un precio objetivo a la acción de la teleco de 10,30 euros

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, protagonizó la pasada semana un movimiento de gran relevancia: la compra del primer paquete de acciones de la compañía desde que llegó a la presidencia el pasado 8 de abril. El directivo ha adquirido un total de 40.000 títulos, a un precio unitario de 7,95 euros por título, lo que supone una inversión próxima a 318.000 euros.

La transacción convierte a Pallete en el tercer accionista individual de la teleco con un 0,012% del capital, solo por detrás del anterior presidente, César Alierta, y del ex consejero Alfonso Ferrari, y por delante del vicepresidente del consejo, Isidro Fainé.

Pallete se une a otros consejeros de Telefónica que han adquirido acciones de la operadora en los últimos meses. Entre ellos figuran Peter Erskine, que a principios de agosto compró 38.872 acciones de Telefónica, a un precio unitario de 8,53 euros por título. Unos días antes, Julio Linares adquirió 6.000 acciones a un precio unitario de 7,76 euros por título, mientras que, a mediados de junio, José María Abril compró 16.150 acciones a un precio unitario entre 8,38 y 8,55 euros por título.

En este caso, el movimiento protagonizado personalmente por Pallete viene en un momento de trascendencia para la compañía. Y es que el directivo ha salido en defensa de las matildes en un momento de incertidumbre para la teleco en Bolsa. Las acciones de la empresa, al igual que las de otros grandes valores de la Bolsa española, están sufriendo el ataque de inversores bajistas. Las posiciones cortas han vuelto a marcar un máximo histórico con un 3,73% del capital, según figura en los registros de la CNMV, frente al 3,26% registrado a principios de noviembre, y el 2% a comienzos del ejercicio.

La ofensiva bajista, que viene encabezada por gestoras como Boussard & Gavaudan Investment Management, BNP Paribas y AQR Capital Management, ha llevado a las acciones de Telefónica a caer por debajo de la cota de los ocho euros en los últimos días. Ayer cerraron en 7,89 euros tras subir un 0,95%. No obstante, desde principios de año los títulos de la teleco se dejan 22%.

Estos inversores, que apuestan por nuevas bajadas del precio de la acción, se han aprovechado de distintos movimientos como la decisión de Telefónica de recortar el dividendo para afrontar una reducción de la deuda de forma orgánica una vez paralizadas las salidas a Bolsa de Telxius y O2, así como por la bajada del rating de la teleco por parte de Moody’s hasta Baa3, al borde de perder la categoría de inversión. La operadora, igualmente, se ha visto penalizada por las nuevas depreciaciones de monedas latinoamericanas frente al euro como el peso mexicano o el real brasileño, especialmente tras el triunfo de Donald Trump en las elecciones de EE_UU.

En estas circunstancias, distintos inversores han protagonizado movimientos en sus carteras con las acciones de Telefónica. Por el lado positivo, Blackrock llegó a finales de septiembre al 5,281% del capital de Telefónica, situándose como tercer accionista. Por el lado contrario, diversas gestoras han reducido presencia. Entre ellas destaca Loomis Sayles, hasta ahora primer tenedor de ADR de Telefónica, que vendió durante el tercer trimestre un total de 6,76 millones de títulos de la operadora. De hecho, tras estas operaciones, Loomis Sayles ha cedido este primer puesto a Franklin Resources. Otras firmas han ampliado presencia en Telefónica a través de ADR, entre las que figuran Jane Street, Fidelity, Old Mission, SG Americas, Renaissance Technologies o Goldman, entre otras. En España, gestoras como Caixabank Asset Management y Santander también ampliaron presencia en Telefónica a través de sus distintos fondos de inversión y sicavs.

En el mercado se sigue apostando por un rebote de Telefónica. Se considera que el castigo es excesivo. El consenso de los analistas que elabora Bloomberg, otorga a las matildes un precio objetivo a doce meses de 10,30 euros. Es decir, concede a la teleco un potencial de revalorización superior al 30%.

Y hay casas de Bolsa más optimistas. Citi, por ejemplo, ha establecido un escenario base en el que las acciones de Telefónica podrían subir hasta 13,50 euros, si bien en su escenario más positivo podrían llegar a 17 euros. Otras firmas conceden a las acciones de Telefónica un precio objetivo por encima de los 12 euros: Sabadell, GVC Gaesco Beka o Fidentiis.

“A partir de ocho euros, es momento de entrar en Telefónica”, señalan fuentes del mercado, que recuerdan la capacidad de la compañía de generar ebitda gracias a sus posiciones en mercados como España y Brasil, donde la teleco ha mantenido la tendencia de crecimiento pese a la crisis económica que ha sacudido al país.

En los nueve primeros nueve meses del año, Telefónica elevó sus ingresos un 0,8% en términos orgánicos hasta 38.315 millones de euros, con un incremento del oibda del 3,1%. El flujo de caja libre ascendió a 2.315 millones hasta septiembre, un 91,9% más que en 2015.

De cara al conjunto del ejercicio, la teleco mantiene sus objetivos, entre los que figura un aumento de los ingresos del 4% (excluyendo extraordinarios como el impacto de los tipos de cambio) con una estabilización del margen de oibda (aumentó en 0,4 puntos porcentuales hasta septiembre).

Normas