El pequeño comercio se sube al carro de las nuevas tecnologías por el Black Friday

Hasta el momento, eran los gigantes de internet quienes hacían su agosto en fechas como el Black Friday, pero el comercio de barrio no quiere desaprovechar la oportunidad que les brindan las nuevas tecnologías. De hecho, numerosos establecimientos cuentan ya con la opción de pagar a través de aplicaciones de descuentos. Desde comercios de móviles hasta pastelerías tradicionales han dado el salto a la red de redes.

 

Según el Observatorio Worten, los consumidores gastarán una media de 221 euros en España por el Black Friday, un 24% más que en 2015. De hecho, el Black Friday es ya el segundo momento de compra más importante del año, sólo superado por los Reyes Magos.

Normas