Banca

Larena dice que Popular es una“gran inversión” y defiende su independencia

2.247 trabajadores del banco se han adscrito al proceso, de los 2.592, el 20% de la plantilla, a los que ofrecía la salida

La entidad ficha al presidente y al consejero delegado de su ‘banco malo’

El consejero delegado, Pedro Larena, asegura que “Popular es una gran inversión”.

Banco Popular

Éxito del plan de ajuste de Banco Popular. Ya se han acogido al a las bajas voluntarias 2.247 empleados, el 86% del colectivo afectado por las salidas. El consejero delegado, Pedro Larena, mientras, aseguró que “Popular es una gran inversión”. Sus palabras intentan frenar el desplome de las acciones, que ayer volvieron a caer un 2,86%. La entidad ya ha fichado al presidente y al consejero delegado de Sunrise, su nuevo vehículo inmobiliario que cotizará.

Popular intenta a toda costa convencer al mercado, a sus accionistas y a los clientes que el derrumbe de su acción no tiene que ver con el potencial del banco. Su consejero delegado, Pedro Larena, volvió a intentarlo ayer al afirmar que el proceso de optimización de recursos que está llevando a cabo la entidad le permitirá consolidar “su vocación de independencia en beneficio de los intereses de los clientes, empleados y accionistas”.

Durante su intervención en el Foro Pyme celebrado en Murcia en colaboración con La verdad de Murcia, Larena insistió en que Popular está inmerso en un proceso de optimización de recursos con el que pretende “transformar y adaptar las actuales estructuras territoriales de apoyo a la red comercial, optimizar la red de sucursales y redimensionar los servicios corporativos y áreas de servicios centrales”.

“Los cambios en el sector financiero requieren de respuestas firmes”, indicó el directivo. El número dos del banco destacó en su intervención que Popular genera 1.000 millones de euros a través de su negocio principal, centrado en pymes y autónomos, a los que ha concedido 40.000 millones de euros de financiación. Aseguró que el 63% de la producción crediticia de este año se ha destinado a estos colectivos. “Somos el banco más especializado en empresas de este país, tenemos un conocimiento pormenorizado del tejido empresarial español y sabemos cómo ayudar a las empresas a crecer”, dijo.

Larena, además, declaró que Popular “es una gran inversión”. Su presidente, Ángel Ron, ya declaró hace 12 días que las caídas de la acción del banco obedecen a “movimientos especuladores”. Las palabras de Larena intentan frenar el desplome de la acción, que este martes volvió a bajar un 2,86%, para cerrar a 0,92 euros.

Mientras, su proyecto de constituir un vehículo inmobiliario que desconsolide parte de los activos adjudicados que tiene el banco –en concreto, unos 6.000 millones de euros brutos–, parece que sigue su marcha. De momento, la entidad ya ha fichado al equipo que gestionará este banco malo. Ya cuenta con un presidente y un consejero delegado fichados en estos días de conocidas sociedades vinculadas al ladrillo, aseguran fuentes de este sector.

El banco también dio ayer a conocer los primeros datos de los empleados que se han acogido al plan de ajuste hasta ahora (está abierto hasta junio). Las condiciones ofrecidas han convencido a la plantilla a tenor de los adscritos al plan.

En menos de nueve días desde su firma, ya se ha cubierto el 86% de las salidas, que contempla una reducción de 2.592 empleados (el 20% de la plantilla), con bajas voluntarias. En total, 2.247 trabajadores se han adscrito al proceso. Del colectivo de mayores de 59 años, se han acogido 1.373 personas de unas 1.700 que componen el mismo. El banco ofrece a este colectivo el 75% del salario bruto o 70% del salario bruto más el 50% del complemento voluntario.

En cuanto a los empleados de 58 años y de 55 a 57 años, se han adscrito 244 y 279 personas, respectivamente, superando en ambos casos los cupos establecidos en los mismos de 200 y 100 personas respectivamente. Los menores de 54 años se han apuntado 310 personas para bajas incentivadas y 41 en la medida de excedencia.

Normas