Nueva sociedad de valores

Diaphanum la sociedad de valores pionera en aplicar Mifid 2

Llega Diaphanum, la firma liderada por el antiguo consejero delegado de AndBank Rafael Gascó, es pionera en España al aplicar la futura normativa Mifid 2. Las claves para la entidad serán la reducción de costes y la transparencia

Rafael Gascó, el consejero delegado de Diaphanum posa junto al logo de la sociedad en su sede en Madrid.
Rafael Gascó, el consejero delegado de Diaphanum posa junto al logo de la sociedad en su sede en Madrid. Diaphanum

Con solo un mes de existencia, Diaphanum ya ha conseguido gestionar 200 millones de euros y para finales de 2017 la entidad espera gestionar 600 millones. Si bien el volumen no es su prioridad, tal y como explica el consejero delegado de la entidad Rafael Gascó, Diaphanum aspira a “ser referente en el mercado de los independientes, no hay tanta prisa por crecer en volumen, sino que la prioridad es consolidar una buena relación con los clientes para crecer acumulándolos”.

Para conseguir esa consolidación de sus clientes, Diaphanum tiene claro que la clave es la transparencia que ofrecerán gracias a la aplicación de la normativa Mifid 2 incluso un año antes de que sea obligatoria. Mifid 2 implicará una mayor regulación y más control por parte de los supervisores con el objetivo de evitar malas praxis en el sector financiero.

A medida que se acerque la fecha, Gascó explica que tendrá que producirse “una diferenciación entre las entidades que ofrecen asesoramiento independiente y las que no”. Según el ejecutivo, las empresas de asesoría y gestión que apuesten por el modelo “no independiente” de Mifid 2 tendrán un modelo de selección menos riguroso, correrán el riesgo de entrar en conflicto de intereses a la hora de ofrecer productos y gozarán de menor nivel de transparencia.

Según explica Diaphanum, se comprometen a llevar a cabo una rigurosa metodología de selección ofertando a cada cliente la opción más adecuada a su perfil, eliminando los conflictos de intereses al suprimir el cobro de retrocesiones y con un máximo nivel de transparencia: “No es que los clientes no quieran pagar por el servicio de asesoramiento o gestión, lo que el cliente quiere saber es cuánto paga y después valorar si le compensa en relación al servicio ofrecido”, asegura Gascó.

Y es en la parte de los costes para el inversor donde Diaphanum ve oportunidad de negocio y “más en tiempos de tipos cero”. La sociedad de valores ofrece un valor añadido: “No tenemos fábrica de productos, lo que nos permite reducir los costes en el  entorno del 60%; en compraventa de valores otros cobran un 0,20% cada vez que entra o sale un cliente; nosotros aplicamos un 0,03%”.

El cliente de la sociedad puede elegir dónde depositar los activos financieros en un modelo multijurisdicción: Diaphanum gestiona y asesora sobre posiciones en Luxemburgo, Suiza y Reino Unido, además de España. Para ello, tiene a su disposición una plataforma online que le dará acceso en tiempo real a su posición global integrada, agregando diferentes activos, custodios y jurisdicciones. Además, es accesible vía móvil y es transaccional. 

Diaphanum centra su negocio en tres actividades diferenciadas. El asesoramiento financiero, la gestión de carteras y además ofrecerá un servicio de diversificación propio a través de inversiones alternativas como club deals que permitirán la asociación de inversores para entrar en el sector inmobiliario o en fondos de capital riesgo (private equity). “Nuestra filosofía en alternativa es la de comprar barato y vender en el momento oportuno, sin tener prisa por vender, pero con la idea de permanecer 2 o 3 años”, agrega el consejero delegado.

La forma jurídica escogida por Diaphanum es la de una sociedad de valores a pesar de centrar su actividad en parte en el asesoramiento financiero. ¿Por qué no eligieron la forma de eafi? “El capital invertido es muy alto y por eso optamos por la sociedad de valores, además el mundo de las eafis está muy limitado; la eafi puede asesorar pero no gestionar, nosotros aspiramos a gestionar y por eso el modelo se quedaba pequeño” explica Gascó.

“En el mundo profesional ya sabemos dónde estamos, sabemos lo que implicará Mifid 2, ahora queda trasladar a los clientes la diferencia que habrá entre el asesoramiento independiente y el no independiente, a mí personalmente me costaría firmar un contrato con una entidad no independiente ya que luego tu capacidad a la hora de quejarte será más limitada” concluyó el consejero delegado de la firma.

Normas