Reestructuración

La AEB urge a privatizar Bankia y BMN para competir en igualdad

El responsable de la AEB asegura: “España no está sobrebancarizada. El resto de Europa sí”

La banca avisa de que hace falta "una década de crecimiento" para superar la crisis

GRA011. MADRID, 14112016.- El exsecretario de estado de Economía, José Manuel Campa (d), junto al presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, durante un desayuno informativo celebrado hoy en Madrid.
GRA011. MADRID, 14/11/2016.- El exsecretario de estado de Economía, José Manuel Campa (d), junto al presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, durante un desayuno informativo celebrado hoy en Madrid. EFE

El presidente de la AEB, José María Roldán, coincide con Guindos en que hay que culminar la privatización de Bankia y BMN. Será entonces cuando los bancos competirán en igualdad. Mantiene que España no está “sobrebancarizada”, aunque el resto de Europa sí.

Las voces para que el Estado privatice Bankia y BMN aumentan. Primero fue el propio consejero delegado de Bankia, José Sevilla, quien el pasado 26 de octubre reclamó que el Estado retome en 2017 la privatización de esta entidad. Días más tarde, el pasado 10 de noviembre, el ministro de Economía, Luis de Guindos, declaró que uno de los retos del actual Gobierno en la privatización de ambas entidades para “culminar la reestructuración” del sector financiero. Y ayer lo hizo el representante de la banca, José María Roldán, quien urgió a privatizar Bankia y BMN “cuanto antes” para que pasen a competir en el sector en las “mismas condiciones” que el resto de entidades. “No nos engañemos: cuanto antes se privaticen, mejor para todos”, declaró Roldán al ser preguntado sobre Bankia y BMN durante su intervención en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum.

El presidente de la AEB considera que tras la privatización de estas entidades, en las que el Estado tiene el 65% de su capital, se logrará un “equilibrio competitivo” con el resto de las instituciones financieras. Roldán cree que una vez que el Estado retome la privatización de estas entidades y/o fusión, el proceso de hará con transparencia por parte del FROB –dependiente de Economía–.

La banca apela al “sentido de Estado”

El presidente de la AEB apeló al “sentido de Estado” y pidió al Gobierno y a los grupos políticos que busquen un consenso para cumplir con los objetivos fijados por Europa y para finalizar las reformas. José María Roldán alentó al actual Ejecutivo para que despliegue toda su capacidad negociadora para conseguir alcanzar un pacto de Estado y cerrar los compromisos con Europa, aprobar los Presupuestos Generales y terminar las reformas pendientes. La economía española “no puede permitirse el lujo de no mantener su credibilidad”, y en 2016 “hemos estado jugando con fuego”, afirmó. “Necesitamos normalizar la vida política lo antes posible”, porque de esta legislatura depende la consolidación de la recuperación económica, subrayó. Añadió que “unas terceras elecciones no serían buenas para nadie”.

Pero pese a reclamar el pase de estas firmas a manos privadas, Roldán reconoció que es el Gobierno el que debe decidir por el bien del sector y del contribuyente (Bankia recibió 22.424 millones de euros en ayudas y BMN, algo más de 1.600 millones). El Gobierno tiene el “derecho y la obligación” de estudiar la estrategia de las entidades nacionalizadas para maximizar la recuperación del dinero público inyectado. “No sería sensato que dijéramos que se vendiera sin la necesidad de recuperar ese coste”, insistió. Para añadir que una vez que se privaticen Bankia y BMN se dejaría de hablar de la devolución de las ayudas y de la necesidad de que ambas compitan como las demás entidades, “así no se hablaría más de ese tema”, concluyó.

El representante de la banca no pudo evitar hablar también de otras fusiones bancarias. En un entorno de bajos tipos de interés, defendió estas operaciones corporativas como vía para mejorar la eficiencia y la rentabilidad, aunque especificó, como ya lo han hecho hasta la saciedad los supervisores en los últimos tiempos, que “cualquier fusión debe suponer una propuesta de valor para las entidades implicadas”, ya que dos bancos débiles no hacen uno más fuerte.

En cualquier caso, el presidente de la AEB aclaró que el sistema financiero español no está “sobrebancarizado”, aunque defiende que no se puede “cerrar la puerta” a nuevos procesos de concentración. “Aquí hemos hecho los deberes”, defendió, al recordar que tras la crisis de las cajas de ahorro se ha pasado de 42 a 15 entidades.

No ocurre lo mismo en el resto de Europa. Roldán mantiene que otros países europeos deben acometer una consolidación “más importante” que el mercado español. Afirma que en Europa “sobran bancos”. Además, ha abogado por bancos panaeuropeos, lo que ayudará a romper el vínculo con la deuda soberana y reforzaría la resistencia de la eurozona ante futuras crisis. Roldán, como sus colegas, considera, no obstante, que el exceso de regulación bancaria tanto en Europa como internacional en general, supone un freno a este tipo de operaciones transnacionales. “Mientras que la regulación esté instalada en una rueda que no para de girar, es difícil que se hagan exámenes para acometer fusiones en el corto plazo”, ha indicado.

Roldán, de hecho, se quejó de que la banca afronta reglas “imprecisas y cambiantes” que persisten desde el inicio de la crisis. Aboga por un freno de la regulación y mayor esfuerzo en la supervisión para que los bancos comiencen a dar más crédito. En su intervención no quiso olvidarse de la dramática crisis económica que ha atravesado el país. España necesitará una “década de buen comportamiento de la economía para superar” los efectos de la crisis, explicó. Y advirtió que el país seguirá siendo vulnerable durante “muchos, pero muchos años” a causa de su alto endeudamiento. Explicó que cada ejercicio hay que convencer a inversores internacionales de que vuelvan a invertir 150.000 millones en deuda pública y privada que vence.

Normas