Tecnología

Indra gana 48 millones y sale de pérdidas en los nueve primeros meses

La deuda neta se situó, al cierre del tercer trimestre, en 666,4 millones, un 55 menos que en diciembre del año pasado.

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

La tecnológica española Indra obtuvo un beneficio neto de 48,1 millones de euros en los nueve primeros meses del año, frente a las pérdidas de 560,8 millones de euros registradas en el mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La cifra de contratación del grupo alcanzó los 2.080 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un aumento del 3% en términos reportados y una subida del 6% en moneda local. En el tercer trimestre, la contratación aumentó un 9%. La compañía aclaró que en los nueve primeros meses del año la contratación creció en todas las regiones, mientras que por divisiones la de Transporte & Tráfico y Defensa & Seguridad (T&D) creció un 9% en moneda local y la de Tecnologías de la Información aumentó un 5%.

Las ventas de Indra se situaron entre enero y septiembre en los 1.951 millones de euros, lo que representa un retroceso del 6% en términos reportados en comparación con el mismo periodo del año anterior y un descenso del 3% en moneda local. Los verticales de T&D registraron tasas de crecimiento positivas (del 2% en moneda local y del 1% en términos reportados), mientras que las dinámicas sectoriales y geográficas continúan afectando a los verticales de Tecnologías de la Información, que cayeron un 6% en moneda local y un 10% en términos reportados.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) creció un 138% hasta los 150,6 millones de euros, lo que elevó el margen Ebitda desde el 3,1% de hace un año hasta el 7,7%, gracias al mayor margen directo de los proyectos en ejecución, los planes de eficiencia implantados y la reducción de proyectos onerosos.

En esta línea, el resultado operativo (Ebit) arrojó un saldo positivo de 104 millones, frente a las pérdidas de 559 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, con un margen Ebit del 5,3%. Asimismo, el flujo libre de caja (FCF) de los nueve primeros meses alcanzó los 44 millones de euros, frente al resultado negativo de 187 millones del mismo período de 2015. Eliminando los costes de reestructuración y los proyectos onerosos, el FCF del tercer trimestre hubiera alcanzado los 16 millones de euros y el acumulado se habría situado en 123 millones.

Los gastos operativos de Indra se redujeron un 12% respecto a los nueve primeros meses de 2015, hasta 1.830. Un descenso que, según la compañía presidida por Fernando Abril-Martorell, se debe a los planes de optimización de costes que ha puesto en marcha la empresa y a las menores ventas.

La deuda neta de la compañía se situó al cierre del tercer trimestre en 666,4 millones, un 5% menos que en diciembre del año pasado, lo que representa un nivel de apalancamiento de 3,1 veces el Ebitda recurrente de los últimos doce meses, frente al nivel de 5,4 veces de diciembre de 2015. El coste medio de la deuda se sitúa en el 3,2%, mejorando en 1,2 puntos porcentuales respecto al nivel de los nueve primeros meses de 2015.

Las inversiones ascendieron a 21 millones, un 25% menos que entre enero y septiembre del año pasado, periodo en el que alcanzadon los 28 millones.

En el tercer trimestre, Indra obtuvo un beneficio neto de 17,4 millones de euros, frente a las pérdidas de 125,1 millones de euros del mismo periodo de 2015, mientras que las ventas han caído un 5% en moneda local y un 6% en términos reportados, hasta los 618,7 millones.

Respecto a su negocio en España, las ventas en el tercer trimestre, con un descenso del 1%, continúan la senda de mejora del año, ya que registraron una caída del 2% en el segundo trimestre y del 4% en el primero. Por su parte, la contratación en los nueve primeros meses de 2016 presenta un crecimiento del 3%.

La plantilla final en España se redujo en un 12% frente a los nueve primeros meses de 2015, en concreto 2.529 empleados menos, de los cuales aproximadamente el 60% corresponden al plan de ajuste. En comparación con el cierre de 2015, disminuyó en 1.284 empleados (un 6% menos) de los que un 40% pertenecen a las salidas del plan de ajuste.

 

Normas