Distribución

Carrefour cae en Bolsa por la denuncia del Gobierno francés

El Ministerio de Economía acusa al grupo de prácticas anticompetitivas.

Georges Plassat, consejero delegado de Carrefour.
Georges Plassat, consejero delegado de Carrefour.

El Ministerio de Economía francés ha aumentado su dureza contra el comportamiento de algunos grupos de distribución en su negociación con los proveedores. La primera empresa señalada ha sido Carrefour, a quien llevará ante el Tribunal de Comercio galo.

El anuncio de esta denuncia contra el primer grupo de distribución del país -tercero de España- provocó que la compañía ayer viviera una jornada negativa en Bolsa. Al final, se apuntó una caída del 4,64%, hasta los 22.48 euros por título.

En concreto, el ejecutivo francés señaló que Carrefour ha cometido en los últimos tiempos prácticas de presión a sus proveedores, sin contrapartidas, para la rebaja de los precios. El Gobierno entiende que este este comportamiento es contrario a la ley y que ha quedado demostrado por investigaciones de la Dirección General de la Represión del Fraude (DGCCRF). Las acusaciones llegan después de una investigación en la sede de Carrefour el en pasado mes de febrero.

Pero tras Carrefour, que tiene un 21% de la cuota de mercado en el país vecino, el Gobierno francés anunció que puede extender las denuncias a otros grupos de distribución que operan en dicho mercado. Según un comunicado emitido por el Gobierno, “está previsto que se tomen otras medidas en las próximas semanas para señalar y sancionar el funcionamiento de otras enseñas”.

“Claramente no es una buena noticia para Carrefour y otros grupos de distribución porque aumentará la presión sobre las relaciones de estos con sus proveedores”, señaló ayer el analista de Bernstein Bruno Monteyne.

El Gobierno francés anunció también en su comunicado que va a aumentar las investigaciones y la vigilancia de cara a las negociaciones de los distribuidores y los proveedores de cara al año que viene que han arrancado en estas fechas.

Los productores del país vecino han aumentado la presión a los fabricantes y a la distribución en los últimos meses exigiendo una mejora de los precios en campos como la leche o la carne. En el caso de los ganaderos lácteos, por ejemplo, llegaron a parar la producción de Lactalis, el mayor grupo del sector.

El parlamento francés ha aprobado recientemente una ley para mejorar las condiciones de contratación entre los productores y los distribuidores para evitar situaciones como esta, incentivando los acuerdos plurianuales.

La mala jornada bursátil para Carrefour llega en un momento difícil para los distribuidores en Francia, aquejados de una importante guerra de precios que ha provocado que la compañía no haya tenido incrementos en ventas comparables en 16 de los últimos 24 trimestres. En lo que va de año la compañía ha caído un 14% en Bolsa.

Normas
Entra en El País para participar