Telecomunicaciones

Telefónica pierde posiciones en el ranking crediticio de las telecos europeas

Proximus, Swisscom y Telenor tienen el mejor rating y OTE el peor

Moody's rebajó la calificación de la operadora española de Baa2 a Baa3

Logotipo de Telefónica en su sede de Barcelona.
Logotipo de Telefónica en su sede de Barcelona.

La decisión de Moody’s de rebajar la calificación de Telefónica ha hecho perder posiciones a la operadora española dentro del ranking de rating en el sector de las telecos en el Viejo Continente.

De esta manera, Telefónica ha pasado de Baa2 a Baa3 con perspectiva estable, según la clasificación que establece Moody’s, quedando a la misma altura que la holandesa KPN, la danesa TDC y la turca Turkcell, en el último escalón de la denominada categoría de inversión.

Entre las telecos europeos, el mejor rating es el obtenido por la belga Proximus con A1 y perspectiva estable. A su vez, la helvética Swisscom tiene A2, por A3 de la noruega Telenor, ambas con perspectiva estable.

A continuación se sitúan, en el escalón Baa1, grupos como BT Group, Deutsche Telekom, Orange, Vodafone y la nórdica Telia. Con Baa2 están la finlandesa Elisa y Telekom Austria.

Por debajo de Telefónica, con rating Ba1 y ya dentro de la categoría de “bono basura”, figuran Telecom Italia y las rusas Megafon y Mobile TeleSystems. Con Ba2 están, entre otras, Colt y Telekom Slovenia; con Ba3 la rusa Vimpelcom; con B1 las francesas Altice y SFR, Bulgarian Telecom y la irlandesa Eircom.

Los peores ratings del sector en Europa corresponden a la húngara Magyar Telecom, con Caa1, y al antiguo monopolio griego OTE, con Caa2.

En términos generales, Moody’s otorga al sector de las telecos en la región de Europa, Oriente Medio y África (EMEA) una perspectiva estable. En un informe publicado hace pocos días, la agencia de calificación precisó que esta perspectiva refleja las actuales condiciones de la industria, que podría registrar incrementos de ingresos entre el 1% y el 2% en los próximos 18 meses.

En su opinión, el gasto de los consumidores está aumentando a un ritmo mayor del previsto, y los clientes están dispuestos a pagar más en servicios como los datos móviles, la banda ancha y la televisión de pago.

Moody’s explicó que cambiaría la perspectiva a positiva en el caso de que hubiera pruebas evidentes de que el sector fuera a registrar tasas de aumento de los ingresos superiores al 3%. Por el contrario, bajaría a negativa si el crecimiento orgánico medio del volumen de negocio se desacelerase.

La agencia volvió a insistir en que las necesidades de inversión del sector seguirán siendo altas, especialmente de grupos como Orange, Deutsche Telekom y Telekom Italia, situación que impactará en la generación de caja. En términos generales, estos analistas creen que el sector de las telecos necesitará llevar a cabo una inversión próxima a los 40.000 millones de euros al año hasta 2025, para cumplir los objetivos de conectividad marcados por la Agenda Digital europea.

En su último informe, Moody’s advirtió que algunas operadoras europeas tenían niveles de apalancamiento que rebasaban los límites establecidos para mantener su actual categoría de rating.

Otras compañías del sector, según la agencia de calificación, necesitarán simplemente ganar flexibilidad financiera. En este escenario, Moody’s señaló que las ventas de activos continuarán en las agendas de las telecos, que también deberán de acometer las futuras subastas de espectro en distintos mercados con el consiguiente esfuerzo financiero.

Normas