Axesor

Barón de Ley: la clave está en el exterior

Refuerza su solvencia con la venta de activos financieros y la mejora operativa

Barón de Ley: la clave está en el exterior

El mercado mundial del vino atraviesa actualmente una situación de caída de la producción, provocada por diversos eventos climáticos, que sitúan las cosechas en uno de los niveles más bajos de los últimos 20 años, según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino.

España, el tercer productor mundial por detrás de Italia y Francia, ha visto cómo sus exportaciones de vino caen, pero solo en términos cuantitativos, porque la facturación creció un 3,5% en el primer semestre: menos litros, pero más caros. Es decir, los ganadores en el mercado internacional son ahora las bodegas que apuestan por la calidad y los vinos de gama media y alta.

Y es precisamente ese entorno en el que intenta moverse la empresa Barón de Ley. Aunque lejos de los niveles de facturación de los grandes líderes del sector, J. García Carrión, Félix Solís, Cordoníu, y el grupo Freixenet, la firma bodeguera ocupa una sólida posición competitiva. De acuerdo con los últimos datos publicados por el grupo, el mix de crianzas, reservas y grandes reservas representa más del 80% de las ventas de vino embotellado por parte de Barón de Ley.

La compañía, que publica los resultados del tercer trimestre este próximo jueves, experimenta un progresivo fortalecimiento de su presencia en mercados como Estados Unidos, Alemania y Reino Unido (en el primer semestre las exportaciones habían crecido un 11,5% en tasa interanual), si bien las ventas en España aún representan la mitad de la facturación del grupo. La clave es, pues, la internacionalización. Axesor otorga a Barón de Ley un rating no solicitado de BBB con tendencia estable.

El grupo exhibe un nivel de solvencia excelente: su posición neta de caja es excedentaria, el efectivo disponible es superior a las obligaciones financieras de pago, por lo que no se prevé que a corto plazo pueda sufrir tensiones de liquidez. El grupo se ha fortalecido gracias a la venta de activos financieros, principalmente de deuda soberana, la mejora de la actividad operativa y la reducción de la deuda a corto plazo con entidades de crédito. El resultado es que en el primer semestre del año la deuda financiera neta pasó de 24,7 millones de euros al término del primer semestre de 2015 a situarse en terreno negativo al cierre de los seis primeros meses de 2016: -44,43 millones de euros. De igual modo, el fondo de maniobra registró un crecimiento superior al 160%, alcanzando los 103,4 millones de euros, frente a los 39,34 millones de un año antes.

Desde Axesor se valora muy positivamente la evolución del perfil financiero de Barón de Ley, que ha dado como resultado un elevado nivel de capitalización y una sólida estructura financiera. El ratio de deuda financiera/ebitda era, al cierre del ejercicio 2015, de 1,13.

Aunque sus ventas se concentran de forma muy significativa en España, la cartera de clientes de la compañía es muy amplia y no refleja una concentración significativa del riesgo de crédito. De igual modo, la cartera de proveedores está correctamente diversificada, con un nivel de autoabastecimiento significativo, que disminuye la dependencia de proveedores externos y el poder de negociación de los mismos.

El sector vitivinícola español se caracteriza por una enorme fragmentación, con una pléyade de bodegas que tratan de sobrevivir intentando centrarse en mercados nicho, con frecuencia de escasa profundidad. Frente a esta dinámica, Barón de Ley apuesta por el crecimiento orgánico del grupo, reforzar la marca, la capacidad de distribución y el desarrollo del área internacional.

Normas
Entra en El País para participar