Grupo Antolin cede los paneles de su material Coretech a Naciones Unidas

Un techo (de automóvil) para los más desfavorecidos

Grupo Antolin es líder mundial en los guarnecidos para techos de vehículos

Los residuos de este material se convierten un producto para la construcción

Instalación de paneles de Coretech para la construcción de un hospital.
Instalación de paneles de Coretech para la construcción de un hospital.

Grupo Antolin es uno de los principales fabricantes de interiores de vehículos. La compañía equipa uno de cada cuatro coches que se producen en el mundo, en total, más de 20 millones de unidades al año. La multinacional española viste los interiores de los vehículos en cinco áreas principales: techos, puertas, asientos, iluminación y paneles de instrumentos. Pero es en la llamada función techo donde es número uno mundial, una línea de negocio que aporta el 40% de las ventas del grupo y que tiene una utilidad más allá del sector de la automoción, dando el salto a los materiales de construcción para convertirse en viviendas.

Una producción tan ingente, pese a la optimización de los procesos de fabricación de los guarnecidos de los techos de los automóviles, produce inevitablemente también gran cantidad de residuos. “Antes todo esto iba al vertedero, pero la preocupación de Grupo Antolin por el impacto ecológico de sus actividades nos llevó a la iniciativa interna de pedir a la dirección de innovación que investigara qué aplicaciones se podrían dar a este residuo”, destaca Emma Antolin, directora de RSC de Grupo Antolin y miembro del consejo de administración. El grupo de automoción dedica el 3% de su facturación a I+D+i (las ventas consolidadas de 2015 fueron de 3.506,23 millones de euros).

Surge así el Coretech, un material que se utiliza desde 2005 para el mundo de la construcción por sus propiedades acústicas y aislantes y que se produce solo en la fábrica que el grupo tiene en la localidad soriana de Ágreda. “Los residuos de los techos que fabricamos en España los llevamos allí. Esta fábrica tritura estos desechos y los mezcla con una serie de resinas que le dan rigidez al producto. Se obtienen unas láminas del espesor y de los metros lineales que se quiera”, explica Antolin. “Tienen mucha rigidez y aguantan bien temas de humedades, de insectos, es aislante… es un producto que es muy fácil construir con él en forma de módulos, naves, viviendas, lo que quieras”, remarca.

Todas estas características del Coretech han llamado la atención de Naciones Unidas, que a través de su Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), acaba de firmar un acuerdo de colaboración con Grupo Antolin para fomentar el cumplimiento de las prioridades incluidas en la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, con lo que se convierte así en una de las primeras empresas españolas del sector de la automoción en alcanzar un acuerdo de este tipo. El convenio, firmado inicialmente por dos años prorrogables, incluye la colaboración en programas de voluntariado, así como la participación en proyectos de construcción de las infraestructuras necesarias.

“La base del acuerdo pivota en torno a nuestro material Coretech, que facilitaremos a Naciones Unidas de manera totalmente gratuita. Además, nuestros voluntarios irán a enseñar a la gente local cómo hacer las juntas de nuestros paneles, realizar los perfilados y conseguir los módulos para construir, como los que pueden tener los críos para los juegos de construcción. Los paneles pueden tener la forma de ventana, de puerta, lo que se necesite, ilustra la directora de RSC de Grupo Antolin.

La multinacional burgalesa comercializa el Coretech en España, que se utiliza en construcción principalmente para aislante de edificaciones. “Pero en Mozambique se han construido casas con este tipo de material”, apunta Emma Antolin. “Lo que ocurre es que nos parecía que tenía mucho sentido para Grupo Antolin que un material que conseguimos de los desechos de un producto en los que somos líderes mundiales reenforcarlo y darlo una visión de acción social y de colaboración”, concluye.

Fondo de los ODS

El acuerdo firmado entre el Grupo Antolin y el PNUD se ha materializado a través del Fondo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un mecanismo de cooperación establecido por el PNUD para el logro de los ODS aprobados en la cumbre de septiembre de 2015 que marcarán la agenda de desarrollo en los próximos 15 años. Este fondo, el primero creado a nivel mundial con este fin, ya está trabajando en 22 países y fue creado gracias a una contribución inicial del Gobierno de España.

Grupo Antolin ha formado parte de Global Compact como socio fundador y firmante desde la creación de la Red Española de Pacto Mundial en 2004.

Normas