Resultados

Santander prevé ganar más que en 2015 y superar los 6.000 millones

El banco dice que en España "no hay apetito por las fusiones"

La mejora del beneficio le permitirá elevar el dividendo por acción

La entidad podría estudiar la compra de BMN si el FROB la pone en el mercado

Santander prevé ganar más que en 2015 y superar los 6.000 millones Ampliar foto

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, calificó ayer en un comunicado de “buenos” los resultados obtenidos por el grupo pese a la caída del 22,5% (ganó 4.606 millones), y pese a que a finales de septiembre la entidad se vio obligada a revisar a la baja sus objetivos de rentabilidad y eficiencia fijados un año antes en su plan estratégico 2016/2018. El consejero delegado, José Antonio Álvarez, repitió el mismo mensaje. “Ha sido un buen trimestre y son unos buenos resultados teniendo en cuenta el entorno difícil” del sector. El recorte de los beneficios se debe, según explicó el CEO del banco, al impacto de varios ingresos extraordinarios y a la depreciación de las divisas. Sin estos efectos no recurrentes el resultado hubiera subido un 8%.

Pese al desplome de los resultados el grupo estima que superará los beneficios atribuidos en 2015, que sumaron 5.966 millones de euros, ya que en el último trimestre la distorsión de los resultados será menor, y los ingresos seguirán creciendo ante la caída de la morosidad (la nueva circular contable del Banco de España tendrá un efecto neutro en la cuenta de resultados, aunque la cifra de morosos subirá en 300 millones en España). Esta mejora del beneficio permitirá al banco subir su BPA.

Brasil ha tomado en esta ocasión la delantera a Reino Unido en la aportación de resultados, al sumar el 20% del beneficio total, mientras que el país británico aporta el 19%. En ambas naciones, sin embargo, las ganancias caen. En Reino Unido bajan un 19,3% al sumar 1.207 millones de euros, como consecuencia del tipo de cambio de la libra (sin tipo de cambio baja un 11,1%) y de una tasa del 8% impuesta a la banca el pasado año. Álvarez explicó que aún es pronto para saber el efecto del brexit, “el impacto se verá a finales de año. Hasta ahora su efecto ha sido muy limitado en las cuentas del banco”.

Tasa de los cajeros

La entidad asumirá el coste del nuevo impuesto municipal que se aplicará a los bancos por tener cajeros automáticos instalados en la calle, por lo que no subirá las comisiones que cobra por las extracciones de efectivo.

En cuanto a Brasil, aportó 1.276 millones de euros, con una caída del 3% por el tipo de cambio. Sin este efecto el beneficio sube el 9,5%. “Somos optimistas en el crecimiento del banco en Brasil en los próximos dos o tres años”.

En España el beneficio atribuido cayó un 11,1%, con 785 millones de euros (esta cifra no incluye las pérdidas por 217 millones de euros de sus activos adjudicados, ni los beneficios de la parte de Santander Consumer en España). El descenso de las dotaciones para insolvencia en un 40,1% no ha logrado compensar el recorte en 100 millones de euros de la aportación que ha realizado en este periodo al Fondo Único de Resolución, y que ha llevado al banco de tener un resultado ordinario similar al de 2015 a caer este 11,1% mencionado. España aporta el 14% del resultado del grupo.

Estudiar la compra de BMN

El número dos del banco recuerda que las cajas nacionalizadas deben "acabar en manos privadas". Y no descarta estudiar la compra de BMN si al final sus dueños la ponen en el mercado 

Álvarez defendió la Cuenta 1,2,3 en España y su rentabilidad, al permitir elevar los clientes particulares vinculados un 22% y en un 38% de empresas. El banco esperaba un crecimiento positivo del crédito en España este año, pero lo cierto es que ha caído casi un 2%. Sobre la tasa de los cajeros exteriores impuesta por Madrid, Álvarez lamentó este pago, pero descarta subir las comisiones de sus cajeros el próximo año.

"No veo apetito por las fusiones en España"

José Antonio Álvarez reconoció, como es lógico, la previsible formación de Gobierno después de más de 10 meses. “En trimestres anteriores hablábamos de lo importante que era la estabilidad y la predictibilidad, y eso esperamos del nuevo Ejecutivo. Eso es lo que mejora la economía”, respondió. Sin embargo, no cree, como varios analistas y algunos colegas suyos, que con el nuevo Gobierno se impulsen las fusiones, a excepción de la previsible de Bankia y BMN. “No creo que este proceso sea rápido. No veo demasiado apetito” en llevar a cabo fusiones, explicó, para añadir que tampoco espera uniones transfronterizas ya que “la nueva regulación europea penaliza estas operaciones transfonterizas”.

Sobre la posible fusión de Bankia y BMN afirmó que la “obligación de los dueños de BMN es vender al mejor precio posible. Ellos verán cómo lo hacen”, y añadió que si “los dueños de BMN deciden ponerla en el mercado, decidiríamos en ese momento [si estudiar su compra o no]”. Fue muy claro al recalcar que las cajas nacionalizadas deben volver al sector privado. “El interés de todos es que vayan lo mejor posible para conseguir en el mercado el mejor precio”, declaró.

Normas