Informe de la CNMC

El desarme de cárteles ahorra 1.260 millones al año en 2014 y 2015

2015 fue un año récord de sanciones en el ámbito de la competencia. “Nunca antes” se desarmaron y sancionaron tantos cárteles, hasta 14.

Marín Quemada reclamó al futuro Gobierno que asigne al organismo regulador las competencias que fija la normativa europea.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, reclamó al futuro Gobierno que asigne al organismo regulador las competencias que fija la normativa europea y planteó “retocar” la ley, que es de 2007. Presumió de que desde la creación de la CNMC, y teniendo en cuenta los años completos de 2014 y 2015, el desmantelamiento de cárteres ha sumado 2.520 millones de ahorro al contribuyente.

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprovechó ayer su comparecencia en la comisión de Economía del Congreso de los Diputados para repasar su labor en este organismo y reivindicar un cambio de ley. Anunció que el desarme de cárteles (grupos de empresas que atentan contra la competencia) ha supuesto un ahorro para los consumidores de 2.520 millones de euros entre 2014 y 2015. Marín Quemada recalcó que entre 2011 y 2015 la desarticulación de cárteles ha supuesto un ahorro de 640 millones de euros anuales, pero que si se tienen en cuenta sólo los años completos desde la creación de la CNMC (2014 y 2015), esta cifra aumenta hasta 1.260 millones anuales.

Declaró que el pasado ejercicio fue un año récord de sanciones en el ámbito de la competencia y que “nunca antes” se desarmaron y sancionaron tantos cárteles, hasta 14. “Los cárteles son las prácticas más dañinas para el consumidor y suponen una inaceptable transferencia de renta hacia empresarios que carecen de principios”, declaró, tras recordar que la CNMC impuso multas el año pasado por valor de 500 millones de euros. “El objetivo de la actividad sancionadora es disuadir de futuras infracciones, no recaudar”, incidió en una comparecencia en la que dada la presencia de los portavoces de Economía de los distintos partidos políticos quiso también reivindicar mayor poder para la CNMC.

Preguntas de los diputados

Marín respondió a las preguntas sobre el rechazo del Tribunal de Justicia de la UE al cese anticipado del presidente y un consejero de la CMT cuando ese organismo se integró en la CNMC, aunque se limitó a recordar que el nuevo regulador no se había creado y él no era presidente.

Recalcó que la cuantía de las sanciones no siempre es equiparable, “a veces ni de lejos”, al daño que producen los cárteles. Y recordó que en EEUU los directivos van a la cárcel por estas infracciones. Defendió, así, la posibilidad de retocar la ley aprobada con consenso en 2007 y dijo que “convendría abrir de nuevo este proceso con el mismo rigor” con el que se aprobó, al haber transcurrido 10 años. Además, reclamó más competencias para la CNMC. Sus actuaciones serían “mucho más eficaces si tuviera las competencias que establecen las directivas europeas. Somos el único regulador de la energía de la UE cuyas decisiones en ámbitos muy relevantes no son vinculantes”, explicó. Recordó que Bruselas “tiene muy avanzado un procedimiento contra el Reino de España por este motivo, que puede derivar en importantes sanciones si no se introducen los cambios legislativos que exigen las directivas”.

El responsable de la CNMC calificó de “vergonzoso” los cárteles en la contratación pública como los relativos a los residuos urbanos, las construcciones modulares o los pañales para adultos. “Que un grupo de empresas se reparta las licitaciones públicas e infle los precios durante 15 años genera un enorme daño al consumidor y al contribuyente”, señaló tras valorar que la reforma de la Ley de contratos contribuirá a reducir estas prácticas.

En su comparecencia incidió en que la función de control de las concentraciones también ha producido beneficios directos para la sociedad y estimó que desde el comienzo de la CNMC, las condiciones impuestas a concentraciones empresariales problemáticas han supuesto un ahorro para los consumidores de 15 millones de euros anuales, y que alcanzó los 27 millones en 2015.

Resaltó la actividad de promoción de Competencia, que tiene una función preventiva, como los informes relativos al mercado mayorista de carburantes, al de las Itv o al sector aeroportuario. Criticó que el recibo de la luz sigue siendo demasiado complejo, y ha provocado unas 2000 consultas en la CNMC.

También pidió mayor “desarrollo de un mejor regulador del sector postal, ferroviario o el transporte por carretera”, que mejoraría la competitividad de las empresas. En este punto, criticó que “el marco regulador no dé la última palabra a la autoridad independiente” en la fijación de tarifas aéreas y que corresponda al Gobierno, cuando es el principal accionista de la compañía. Recordó así que la CNMC reclamó que deberían bajar un 2% al año entre 2017 y 2021.

Normas