Universidad

Un grupo de violentos impide una conferencia en la UAM

Los manifestantes, la mayoría con el rostro tapado, bloquearon los accesos al aula magna de la Facultad de Derecho, donde iba a tener lugar el acto

Activistas en la Facultad de Derecho de la UAM.
Activistas en la Facultad de Derecho de la UAM.

Un grupo de estudiantes, compuesto por alrededor de 200 personas, ha impedido la celebración de una conferencia en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, en la que iban a participar el expresidente del Gobierno Felipe González y el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián. El acto, consistente en un diálogo entre ambos y titulado Sociedad civil, España y Europa. El futuro no es lo que era, se enmarcaba dentro de las jornadas académicas Sociedad civil y cambio global, organizadas por el diario El País, en el marco de su 40 aniversario, y la UAM.

Poco antes del mediodía, momento para el que estaba previsto el inicio de la conferencia, un grupo de estudiantes compuesto por unos 200 individuos hizo su entrada en la Facultad de Derecho. Estos se habían citado previamente, a través de las redes sociales y servicios de mensajería instantánea, en la aledaña Facultad de Psicología, en el campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid, convocados por la Federación Estudiantil Libertaria.

Parte de los manifestantes, que ocultaban sus rostros con capuchas y máscaras, trató de entrar a la fuerza en el interior del aula magna Tomás y Valiente, donde iba a tener lugar el acto, golpeando con violencia sus puertas. Este ya se encontraba repleto de asistentes que esperaban el comienzo de la conferencia, y no pudieron salir del mismo hasta 45 minutos después, momento en el que se suspendió el acto de forma definitiva. Antonio Rovira, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid y director del curso, afirmó que la concentración “era algo que se había anunciado, pero nosotros pensábamos que sería pacífico. Mantuvimos la convocatoria, no nos importaba que hubiese pancartas, panfletos o palabras malsonantes. Pero el nivel de violencia ha adquirido unas características que van más allá de lo que es la opinión y la protesta”, tras lo cual confirmó la suspensión de la conferencia añadiendo que “los participantes vienen de fuera, no son de esta facultad”.

Estos portaban pancartas en las que podía leerse “tus manos están manchadas de cal viva”, “no sois bienvenidos”, o “fuera asesinos de la Universidad”, además de banderas pidiendo el acercamiento de los presos de la banda terrorista ETA. Algunos de los que rodeaban el aula magna Tomás yValiente cubrían sus caras con caretas en las que estaban escritos nombres de víctimas del GAL.

Reacciones

Los principales representantes políticos mostraron su rechazo a los hechos, con distinto tono desde Podemos. El ministro en funciones de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, calificó el boicot de “absolutamente lamentable”, y defendió la figura del expresidente del Gobierno, a quien consideró como un activo de España. Rafael Catalá, ministro de Justicia en funciones, lo definió como “un episodio más de intolerancia, como lo fue la agresión a guardias civiles en Navarra”, añadiendo que “los intolerantes no pueden caber en nuestra sociedad”.

El exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó en su cuenta de Twitter “que tan importante como tener voz es dejar hablar y escuchar al que quiere utilizar la palabra. La universidad debe ser un espacio de diálogo”. El portavoz de la gestora del PSOE, y secretario de organización del partido en Andalucía, Mario Jiménez, responsabilizó de los hechos al líder de Podemos, Pablo Iglesias, aludiendo a las críticas vertidas por este contra Felipe González en el anterior debate de investidura. Carolina Bescansa, responsable de análisis político y social de la formación morada, rechazó cualquier vinculación de ésta con los incidentes, y afirmó que “es muy lamentable que en la universidad, que es un espacio para el debate y la confrontación de ideas, se generen situaciones en las cuales éstas no se puedan exponer”. Pero añadió:“No creo que a nadie le sorprenda, incluido al propio González, que en la universidad pública le reciban con las mismas protestas con las que le hubieran recibido en la calle Ferraz”.

El Partido Popular, a través de su vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, tildó los hechos de “escrache totalitario”. El portavoz popular se preguntó en Twitter: “¿Esto es la anunciada vuelta a la calle a dar más caña y miedo?”, en referencia a unas declaraciones recientes de Pablo Iglesias. Éste redujo los hechos, también a través de Twitter, a una “protesta estudiantil”. Albert Rivera, de Ciudadanos, expresó su respaldo a Felipe González “y a cualquier boicoteado”. Yañadió:“Los demócratas son aquellos que respetan a los demás”.

Un nuevo episodio contra los políticos dentro de la Universidad

El boicot ocurrido ayer en la Universidad Autónoma de Madrid contra una conferencia de Felipe González no es el primer acto contra representantes políticos dentro de un centro universitario. De hecho, el propio González fue abucheado e insultado por numerosos estudiantes el 25 de marzo de 1993, precisamente en la Universidad Autónoma de Madrid.

Años más tarde, el 14 de enero de 1999, la policía cargó en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona para disolver a un grupo de estudiantes independentistas que se manifestaban contra la presencia de José María Aznar, entonces presidente del Gobierno.

Este, en 2010, fue abucheado al término de una conferencia en la Facultad de Económicas de la Universidad de Oviedo. En 2005, Santiago Carrillo fue recibido al grito de “asesino” y “genocida” , cuando fue investido doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de Madrid.

La expresidenta de UPyD, Rosa Diez, fue insultada por un grupo de radicales en la Autónoma de Barcelona, en 2010, con gritos de “fascista”, llegando a ser zarandeada.

En la misma Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, donde se produjeron los incidentes de ayer, Díez tuvo que interrumpir una conferencia en octubre de 2011, y un año antes, la conferencia sobre regeneración democrática que iba a impartir en la Universidad Complutense de Madrid, fue boicoteada.

Años más tarde, el 14 de enero de 1999, la policía cargó en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona para disolver a un grupo de estudiantes independentistas que se manifestaban contra la presencia de José María Aznar, entonces presidente del Gobierno.

Este, en 2010, fue abucheado al término de una conferencia en la Facultad de Económicas de la Universidad de Oviedo. En 2005, Santiago Carrillo fue recibido al grito de “asesino” y “genocida” , cuando fue investido doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de Madrid.
La expresidenta de UPyD, Rosa Diez, fue insultada por un grupo de radicales en la Autónoma de Barcelona, en 2010, con gritos de “fascista”, llegando a ser zarandeada.

En la misma Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, donde se produjeron los incidentes de ayer, Díez tuvo que interrumpir una conferencia en octubre de 2011, y un año antes, la conferencia sobre regeneración democrática que iba a impartir en la Universidad Complutense de Madrid, fue boicoteada.

Normas