Finanzas

e-Toro, el ‘Facebook’ de la inversión en Bolsa

La plataforma tiene 5 millones de usuarios en 140 países y gestiona activos por 100 millones de euros

Un usuario utilizando la plataforma e-Toro.
Un usuario utilizando la plataforma e-Toro.

La plataforma de inversiones online e-Toro quiere plantar cara al sector bancario. Esta compañía, fundada hace nueve años y regulada por la CNMV británica, permite a pequeños clientes invertir en centenares de empresas cotizadas de todo el mundo, materias primas y divisas, con unos costes muy bajos.

La clave de su éxito –cinco millones de usuarios registrados, en 140 países– es la transparencia. Todas las decisiones de los usuarios se hacen en abierto, así que se puede comprobar quién es el que mejor está invirtiendo en Bolsa británica, o en Bolsa italiana, y replicar exactamente su estrategia.

El cofundador de esta fintech es Ronen Assia, un diseñador industrial israelí. Desde que puso en marcha esta start-up con su hermanoYoni (consejero delgado), siempre han creído que el proyecto tenía cabida para quedarse con parte del pastel financiero. “La crisis de 2008 nos ha demostrado que los intereses de los bancos y los de la gente no coincidían. Todo el mundo estaba en los bancos sentados, vendiendo esos productos de baja calidad. Aunque sabían que eran malos productos, seguían vendiéndolos al público”, explica.

La propuesta de e-Toro consiste en alinear los intereses. “Si eres un minorista y otros minoristas te copian, vuestros intereses van de la mano. No tienes que dar cuentas a un jefe en un banco. Esto es una plataforma en la que todos se cuidan entre ellos”.

 

  • Operativa

Empezar a operar con e-Toro es relativamente sencillo. A partir de 200 euros, el usuario ya puede realizar un sinfín de transacciones. Puede comprar acciones –tienen las 20 o 30 compañías más negociadas de cada mercado bursátil, para garantizar la liquidez–, puede comprar fondos que replican la evolución de las materias primas –y apostar así por la evolución del petróleo, o del cobre–, puede comprar fondos cotizados (ETF), para invertir en la Bolsa de Japón o en el sector de las compañías mineras...

Una vez que el pequeño inversor se abre una cuenta y comienza a realizar operaciones todas serán públicas, salvo que indique lo contrario. La plataforma informará de la rentabilidad que ha conseguido en el día, en el último mes, en lo que va de año, como si se tratara del gestor de un fondo de inversión.

Esta transparencia potencia la conversación entre los usuarios, además de que permite la copia de estrategias de inversión. “Si creo que España va a ir bien y quiero destinar un 10% de mi inversión a Bolsa española, puedo dar la orden a e-Toro de que replique, para esa proporción de mi cartera, para que replique la estrategia de los mejores inversores para este tipo de activo”, apunta Assia.

La aplicación también permite abrir conversaciones entre usuarios, para generar información sobre comunidades de intereses parecidos (personas que invierten en un determinado mercado, o en una compañía, comentarios sobre los resultados trimestrales...).

En sus nueve años de andadura, e-Toro ya ha propiciado que algún pequeño inversor se haya convertido en estrella. Es el caso de, un joven noruego de 19 años que logró un rendimiento de sus inversiones del 67% en 2014. Su buen hacer le ha convertido en una de las personas cuya estrategia de inversión es más replicada en e-Toro y ha acabado concediendo entrevistas a los periódicos financieros más importantes del país.

 

  • Supervisada por la FCA británica

e-Toro está registrada en Reino Unido, donde tiene su principal sede. La Financial Conduct Authority (FCA) supervisa su actividad. Los clientes que quieren abrir cuenta deben ingresar el dinero en uno de los bancos británicos con los que trabaja el grupo (Barclays, Bank of America...).

En la última ronda de financiación de la firma (2015) se incorporaron tres nuevos socios estratégicos: el segundo mayor banco alemán (Commerzbank), el primer banco de Rusia (Sberbank) y la compañía aseguradora china Ping An Insurance. Los fundadores de la firma están buscando una entidad financiera española que se convierta en su socio de referencia para los más de 120.000 usuarios que tienen registrados en el país.

La firma gestiona activos por un importe cercano a los 100 millones de euros. Una de las claves de la gestión es que no ofrecen tarifas especiales para grandes volúmenes. “Queremos que el acceso sea lo más democrático posible, y eso implica que los precios sean iguales para los grandes que para los pequeños”, apunta Assia.

Otro de los pilares que ha guiado la actividad de e-Toro desde sus orígenes es que la operativa fuera muy sencilla. “Hemos querido tener siempre un interfaz de usuario muy simple. En el origen éramos simplemente un bróker online, pero teníamos una buena herramienta para chatear. Vimos que la mayor parte de la gente que se daba de alta en la plataforma utilizaba, sobretodo, esta característica, así que nos transformamos en una plataforma de ‘social trading’ que es por lo que se nos conoce hoy en día”.

Algunos de los mercados donde tiene mayor penetración e-Toro son Reino Unido, Rusia, España, Ucrania, Australia e Israel.

Normas