Renta fija

Los bonos de Sabadell dan seis veces más que un depósito

Los bonos de Sabadell dan seis veces más que un depósito

Las bajas rentabilidades de los productos conservadores destinados al ahorro están llevando a las entidades a recurrir a fórmulas alternativas para atraer el interés de los ahorradores. Y una de ellas es la emisión de bonos destinada a particulares, después de la buena acogida que en están teniendo en el mercado la deuda dirigida a los inversores institucionales.

Uno de los bancos más activos en este tipo de emisiones es Sabadell. En lo que va de año, la entidad que preside José Oliú ha llevado a cabo cinco colocaciones de bonos simples con vencimiento a uno o dos años con rentabilidades que oscilan entre el 0,75% y el 0,4%. En la actualidad, Sabadell se encuentra en pleno proceso de comercialización de deuda a cuatro años, el plazo más elevado de las últimas colocaciones de este estilo.

El importe que pretende captar con esta emisión alcanza los 400 millones, ampliables hasta 500. Mientras, la rentabilidad prometida, cuyo pago se realiza de manera trimestral, se sitúa en el 0,65% anual, por encima del 0,17% que ofrecen los depósitos, según los datos últimos datos del Banco de España.

Todos los que estén interesados en arañar algo de rentabilidad sin correr riesgos, disponen hasta el 18 de octubre. Ese día se cierra el plazo de suscripción y el desembolso se realizará el 5 de diciembre. El importe mínimo es de 1.000 euros y el máximos de tres millones, de acuerdo a las condiciones recogidas en el folleto de la CNMV.

Por medio de estos productos, Sabadell ha captado en este 2016 cerca de 1.472 millones de euros. Las tres primeras colocaciones con vencimiento a un año alcanzaron el límite máximo de 300 millones mientras que en las dos últimas, cuyo plazo de duración era de dos años, la entidad no consiguió captar el importe fijado. Estas dos además de disponer de vencimientos mayores reportaban unas rentabilidades inferiores. En concreto, del 0,5% y 0,4%. Ahora está por ver si con esta emisión, la entidad es capaz de obtener el objetivo marcado.

A través de estas alternativas, los bancos consiguen captar los recursos ajenos de la misma forma que con las imposiciones a plazo pero ahorrándose las aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos. Hasta ahora las entidades debían entregar el 0,2% anual del importe captado por medio de los depósitos, pero con vistas a este año la norma ha cambiado y los bancos deberán realizar aportaciones en función de los niveles de solvencia, la calidad de sus activos y del modelo de negocio.

La otra entidad que también ha jugado un papel activo en la venta de deuda a particulares es Santander. Eso sí, en este caso se trata de bonos estructurados, que aunque la rentabilidad prometida es jugosa, alcanzar no es tarea sencilla pues está ligada a la evolución en Bolsa de las acciones de las compañías que establezca el folleto. En este año la entidad que preside Ana Botín ha efectuado un total de ocho emisiones de estas características con las que ha captado cerca de 150 millones de euros, lejos de los 1050 millones que tenían previsto. Es decir, tan solo han conseguido el 14,3% del total previsto. Se trata de productos que no se comercializan para todos los públicos sino solo para particulares que destinen un importe mínimo de 10.000 euros y que se interesan previamente por ellos. Esto significa que la entidad no los comercializa abiertamente. La entidad además, debe informar abiertamente del riesgo, pues en caso de rescate los tenedores de deuda pueden ser llamados a participar en el hipotético rescate, algo que en el caso de los depósitos solo sucede con los que superen los 100.000 euros por cliente. 

La última de estas emisiones la efectuó en septiembre de este año. Se trata de bonos a cinco años vinculados a la cotización de Apple, Allianz y Axa. De acuerdo a las condiciones recogidas en el folleto de emisión la obtención de los retornos estará condicionada a la revisión. Así, los inversores podrán recibir un 1,5% el 2 de octubre de 2017 si en la primera fecha de revisión las tres acciones se han revalorizado al menos un 100% respecto al precio del 30 de septiembre de 2016. Este proceso se repite en otras cuatro revisiones.

Normas