Breakingviews

No valía la pena salvar al Note 7

La decisión de retirar definitivamente el modelo que arde en llamas es la mejor manera de salvar la marca

Un Samsung Galaxy Note 7.
Un Samsung Galaxy Note 7.

No valía la pena salvar los Galaxy Note 7. Samsung había sustituido la mitad de los 2,5 millones de dispositivos, e incluso había reanudado las ventas en Corea del Sur. Pero entonces surgieron informes de que los sustitutos también ardían en llamas. Esto perjudicará mucho más que la retirada inicial, pero parece la mejor manera de proteger la marca.

El Note 7 podría costar a Samsung 2.900 millones de euros en beneficio operativo perdido durante este trimestre y el próximo año, incluyendo la pérdida de ventas y otros costes. Eso se suma a los más de 800 millones de euros de las sustituciones del último trimestre. Para comparar, la compañía prevé 6.700 millones de euros de beneficio operativo de octubre a diciembre.

El daño a la reputación será importante

El daño a la reputación también será importante. El Note 7 no es el teléfono más popular de la compañía, pero la retirada fallida plantea dudas sobre si eran las baterías defectuosas las culpables, como se pensó inicialmente.

Las acciones de Samsung perdieron ayer un 8%, la mayor caída en un solo día desde 2008, recortando 17.000 millones de euros de su valor de mercado. Las acciones han oscilado mucho recientemente, apoyadas por las sólidas previsiones oficiales de beneficios trimestrales, y las llamadas del hedge fund activista Elliott a una renovación.

Sin embargo, vista de forma aislada, la caída de ayer muestra que los inversores se preparan para que el problema afecte también a las ventas de otros dispositivos, como el más popular Galaxy S. El banco Nomura reconoce que la pérdida de ingresos de otros teléfonos podría reducir el beneficio operativo en 1.700 millones de euros el próximo año.

El desastre también ha puesto de manifiesto carencias en comunicación –Samsung aún tiene que explicar los nuevos problemas– y en gestión de crisis. Cuanto más se alargue el fiasco, más perjudicial será. Reducir el Note 7 a cenizas es la decisión correcta.

Normas