Adiós al libro de visitas

La medida supondrá para el total de las empresas españolas un ahorro estimado de 700 millones de euros

Adiós al libro de visitas

Desde el pasado mes de septiembre las empresas ya pueden prescindir del Libro de Visitas, tanto en formato papel, como electrónico. Así lo establece una Orden Ministerial publicada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, dirigida a reducir las cargas administrativas de las empresas.

La nueva regulación traslada de las empresas a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social las obligaciones relacionadas con la necesidad de documentar y dejar constancia de las actuaciones de los inspectores en sus visitas a empresas. De esta forma, los inspectores de trabajo están obligados a documentar por escrito o por medios electrónicos cada actuación que realicen, eximiendo a las empresas de la obligación que tenían hasta ahora de disponer de un Libro de Visitas para tal efecto.

A partir de ahora, los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y los Subinspectores Laborales cuando visiten los centros de trabajo o realicen las pertinentes comprobaciones por comparecencia en dependencias públicas tendrán que rellenar el modelo previsto en el nuevo reglamento. Así, extenderán una diligencia por cada visita o comprobación, reflejando los aspectos examinados y otras incidencias concurrentes y deberán conservar dicha diligencia durante un periodo de cinco años. Además, el modelo tendrá que ser confeccionado en versión bilingüe en las Comunidades Autónomas que tengan lengua cooficial.

Con esta medida, las empresas españolas reducirán sus cargas administrativas hasta en 700 millones de euros.

El Libro de Visitas existe desde hace 110 años cuando se creó la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, como una obligación empresarial para dejar constancia de las inspecciones realizadas en cada centro de trabajo.

En 2013 se realizó una primera modificación para adaptar las actuaciones de los inspectores al uso de las nuevas tecnologías de la información en las relaciones laborales y en las comunicaciones de las empresas con la Administración. Con la aprobación de la Ley de Apoyo a los Emprendedores se sustituyó el tradicional Libro de Visitas en formato papel por uno electrónico y desde septiembre de 2016 se ha eliminado definitivamente.

Normas