Reestructuración bancaria

Popular retomará el pago del dividendo en efectivo en 2017

Banco Popular ha avanzado que retomará el pago del dividendo en efectivo en 2017, con un 25% de pay-out

No será hasta 2018 cuando suba al 40%

Popular
Oficinas de Banco Popular

Banco Popular retomará el pago del dividendo en efectivo en 2017, con un ‘pay out’ del 25%, aunque no será hasta 2018 cuando la parte del beneficio destinado a dividendo alcance el 40%. El banco suspendió el dividendo en mayo.

El consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, se reunió ayer por primera vez con los analistas en Londres. El objetivo era explicarles los principales aspectos del plan estratégico del banco puesto en marcha en mayo tras realizar una ampliación de capital de 2.500 millones de euros.

En la reunión, el número dos del banco, que aterrizó en la entidad el pasado mes de septiembre, reiteró el compromiso de la entidad de volver al dividendo en efectivo en 2017, una vez que el 26 del pasado mes de mayo anunciaba que lo retrasaba, en principio, hasta el próximo ejercicio a la espera de reanudarlo “tan pronto” como el grupo informase de resultados trimestrales de 2017.

De esta forma, el banco se compromete a retomar la remuneración al accionista en efectivo con un pay out previsible del 25% con cargo a los resultados del próximo ejercicio en el segundo semestre del próximo ejercicio, y en el primero de 2018. No será hasta el segundo semestre de ese año, 2018, cuando el dividendo recupere su normalidad y el banco vuelva a repartir un pay out del 40% en efectivo. En 2015 Popular abonó un dividendo en efectivo y tres en scrip dividend.

Larena explicó a los analistas, además, que la entidad tiene la intención de reducir el volumen de activos no productivos. Para ello, el banco espera que en las próximas semanas los supervisores le permitan desconsolidar de su balance hasta 6.000 millones de euros de activos brutos para incluirlos en un vehículo totalmente independiente de la entidad, que que podría cotizar en Bolsa, si le aprueban el diseño de su proyecto denominado Sunrise. También pretende normalizar los niveles de rentabilidad, mantener los índices “confortables” de solvencia y reforzar el rendimiento y rentabilidad de los negocios especializados.

Otras formas de deshacerse de sus activos adjudicados, que suman casi 30.000 millones de euros, serían las ventas a través de canales alternativos como Internet, las ventas de carteras al segmento medio del mercado y las ventas al por mayor, una vía que suele ser más costosa que las anteriores y que actualmente no recibe excesiva demanda.

Larena también presentó los dos modelos de negocios de Popular: el principal, compuesto por la cartera de préstamos a pymes, empresas, hogares, negocios de consumo, banca privada y similares, que representa el 83% de sus activos, y el inmobiliario, que suma el 17%.

El banco, mientras, mantendrá hoy una nueva reunión con los sindicatos para negociar su ERE, que afecta a 3.000 empleados. De ellos, 1.800 saldrían a través de un plan de prejubilaciones para los empleados de más de 59 años, aunque permitirían que se acogieran también trabajadores de más de 56 años. Además, se despediría a unos 1.100 empleados a través de bajas voluntarias. El objetivo es que hoy se formalice la mesa de negociación. Los representantes de la entidad y de los trabajadores se han reunido ya cuatro veces desde que el pasado 20 de septiembre diera a conocer su plan de ajuste. La totalidad de los sindicatos presentes en el banco se muestran contrarios al ERE y por ello han convocado movilizaciones en varios puntos de España para protestar, coincidiendo con que esta semana se celebra el Día Mundial por un trabajo digno. Se han convocado movilizaciones hoy en Barcelona, Bilbao, Las Palmas y Tenerife. Y para mañana en Madrid, Valencia, Santander, Murcia, Cáceres y Badajoz.

Normas