¿Por qué las redes publicas son tan malas?
Por qué las redes WiFi públicas son tan lentas

Por qué las redes WiFi públicas son tan lentas

Acostumbrados como estamos a navegar en nuestra casa a 50 o 100 "megas" en nuestras conexiones de Fibra o a más de 150 Mbps en 4G, la experiencia al conectarnos a una red WiFi pública gratuita casi siempre suele ser decepcionante.

No pocas veces hemos oído quien se pregunta el por qué las redes gratuitas inalámbricas son de tan mala calidad cuando se puede obtener tan fácilmente grandes anchos de banda. Y lo cierto es que las redes públicas no tienen este problema ya que suelen estar respaldadas en conexiones de Fibra Óptica que, en teoría, están preparadas para dar servicio sin problemas a cuantos quieran conectarse.

Sin embargo, el problema es que no está en el cable, sino en el aire. El espectro radioeléctrico que no vemos pero está ahí, sobre todo en las ciudades, está cada vez más colapsado y, a través de él, cada vez viajan más datos. Las ondas de las antenas de telefonía WiFi, las señales de la TDT y la FM de la radio, y así un largo etcétera en el que también navegan las redes WiFi públicas afectan a todas y cada una de ellas y, en especial, al WiFi que viaja en la franja de los 2,4 Ghz (ya que el de 5 Ghz, el llamado WiFi+, aunque tiene menos alcance se encuentra en un espectro mucho menos saturado, de momento).

De hecho, no sólo el resto de redes afectan al WiFi público, las propias redes inalámbricas de este tipo chocan entre ellas y no es raro ver cómo podemos detectar decenas de puntos de acceso en cualquier sitio, y a numerosos usuarios utilizándolas cada vez con aplicaciones que consumen más y más datos como Netflix o Spotify.

Por qué las redes WiFi públicas son tan lentas

Hay que pensar en todo esto como un gran atasco en la misma franja de 2,4 Ghz que pese a tener varios "carriles", cada vez todos ellos están más saturados. Y como muchos usuarios cuentan con un sistema que va eligiendo el menos transitado, al final pasa también como en los atascos con los conductores que cambian de carril constamente, que siguen entorpeciendo el tráfico y tampoco logran avanzar más rápidamente.

Resumiendo toda esta primera parte. El problema no está en que las redes WiFi públicas estém conectadas a una fibra con más o menos megas, es que cada vez tenemos el espectro radioeléctrico que se ocupa con estas conexiones más saturado. Y volviendo al ejemplo de la carretera, aunque subamos la velocidad máxima de la carretera, el atasco se sigue moviendo a la misma velocidad.

¿Hay alguna solución al problema de las redes WiFi públicas lentas?

Pues sí, investigadores del MIT, como no, han encontrado que es posible hacer que los routers mejoren la forma en la que trabajan entre ellos para reducir las interferencias de sus redes WiFi. Lo han llamado MegaMIMO 2.0 (MIMO - Multiple Inputs Multiple Outputs), que permite triplicar el ancho de banda y doblar el rango de alcance de una red inalámbrica actual. Sería un avance de la versión 1.0 que también desarrolló este equipo en 2012 y actualmente todos los que tienen un WiFi n soportan esta tecnología, así que serían en teoría compatibles.

Para los que estén más interesados en la parte técnica, aquí pueden encontrar el estudio completo pero para los que prefieren ver a leer, a modo de conclusión podéis ver como funcionaría esta tecnología en el siguiente vídeo. Sólo esperamos que llegue cuanto antes para mejorar la situación actual que, por otra parte, tiende a ir cada vez peor.

Normas