Alimentación

Nueva Pescanova prevé elevar un 50% sus ventas hasta 2020

El director general de Nueva Pescanova, Ignacio González, durante la presentación hoy del plan estratégico del grupo en el periodo 2016-2020.
El director general de Nueva Pescanova, Ignacio González, durante la presentación hoy del plan estratégico del grupo en el periodo 2016-2020. EFE

Nueva Pescanova presentó ayer su plan estratégico para el periodo 2016-2020. Unos años en los que la nueva dirección de la pesquera, controlada por la banca, prevé un incremento del 50% en las ventas hasta los 1.500 millones, confiando con mantener un crecimiento anual del 8%.

El consejero delegado de la compañía, Ignacio González, fue el encargado de presentar la nueva estrategia de la compañía con la que se pretende multiplicar por cuatro el ebitda del grupo, alcanzando los 139 millones.

Este documento es además necesario para que Pescanova SA, la sociedad que agrupa a los antiguos propietarios de la pesquera y que actualmente controlan el 20% de la compañía, pueda obtener el visto bueno de la CNMV para su vuelta a la cotización. El regulador ha exigido a estos accionistas en los últimos meses que presentase este plan estratégico.

González señaló que los nuevos pilares de la compañía son “la ambición comercial, la capacidad de transformación y suministro, la optimización de los costes, la gestión y los procesos, y la centralización de la organización de todas las filiales en una sola compañía (aunque sin que desaparezca ninguna de ellas)”.

La empresa prevé una inversión de 125 millones de euros durante el periodo del plan estratégico. La partida más importante, de 42 millones de euros irá destinada a la renovación de la flota pesquera. Además invertirá más de 4,5 millones en un centro de I+D que se pondrá en funcionamiento previsiblemente en 2017.

La empresa confía en “reducir su nivel de endeudamiento actual para volver a generar resultado neto positivo en el corto plazo”. En ese aspecto, Ignacio González reconoció que, con la deuda actual (en torno a los 1.200 millones de euros) “no se puede funcionar”. “Deberíamos estar en los umbrales de compañías que están en condiciones de salir a bolsa”, ha indicado, al tiempo que ha mostrado su “confianza ciega” en Nueva Pescanova y su esperanza en que sea “viable”. Descartó ampliar plantilla a “corto o medio plazo”.

Sobre la ampliación de capital prevista, y que podría diluir a los antiguos propietarios, se limitó a señalar que “es una discusión que está en la mesa de accionistas y acreedores”, a los que se ha presentado el plan estratégico porque “tienen que entender la realidad” y porque “es realizable”. “Necesitamos que eso se solucione cuanto antes, debería ser en torno a fin de año”, ha añadido.

 

Normas