Tecnología

SAP pone a 300km/h el internet de las cosas

Se alía con Trenitalia para crear un tren de alta velocidad que mide en tiempo real el estado de sus componentes

Presentación del convoy inteligente en Roma, que va equipado con más de 10.000 sensores.
Presentación del convoy inteligente en Roma, que va equipado con más de 10.000 sensores.

Un tren vivo que se analiza a sí mismo y se descubre dónde puede fallar antes de que el error se produzca. Este es el objetivo con el que SAP y Trenitalia han desarrollado el primer convoy de alta velocidad equipado con más de 10.000 sensores que miden en tiempo real el estado de cada uno de los componentes del vehículo. Con este lanzamiento, el gigante alemán del software muestra su apuesta decidida por el internet de las cosas, una tecnología en la que prevé invertir más de 2.000 millones de euros hasta 2020.

Mientras que los pasajeros conversan, trabajan, ven una película o intentan dormir, lo que en un primer vistazo parece un tren tradicional no para de trabajar. Está emitiendo unas 1.000 señales al segundo sobre si el aire acondicionado funciona adecuadamente, si la corriente eléctrica que le llega es suficiente y el riesgo de que alguna de las piezas del convoy se estropee. “Revisamos el funcionamiento del tren como hacen los médicos con las personas", aseguró Marco Caposciutti, jefe de la división técnica de Trenitalia. En total, seis terabytes de información al año que se transmiten a la nube y que, una vez tratados a través de un sistema de algoritmos, detectan cuando algo no funciona según lo establecido y avisan al equipo de mantenimiento de dónde tienen que actuar para evitar fallos. Se trata de un sistema que explota el big data que genera un tren para predecir los posibles fallos antes de que estos ocurran.

“Nuestro objetivo es realizar solo las intervenciones necesarias y en el momento preciso para utilizar de forma más eficiente nuestra inversión en reparaciones", explicó Danilo Gismondi, jefe de tecnologías de la información de Trenitalia. La compañía calcula que ahorrará entre un 8% y un 10% al año en mantenimiento, de modo que reviertan al principal operador ferroviario italiano los 50 millones de euros que ha invertido en desarrollar este proyecto. Por el momento, el primer tren de alta velocidad equipado con internet de las cosas –el Frecciarossa 1000, capaz de alcanzar los 300 km/h– comenzará a circular antes de fin de año, después de que el pasado jueves lo inauguran la consejera delegada de Trenitalia, Barbara Morgante, y el director ejecutivo de SAP, Bill McDemort, en un viaje entre Roma y la ciudad de Pietrasa. Este fue el punto álgido de un acuerdo que vincula a ambas compañías desde 2014 y que tiene un año más de vigencia.

Las cifras:

- 2.000 millones invertirá SAP en las tecnologías del internet de las cosas hasta el año 2020.

- 10 millones es el mínimo que prevé ahorrar Trenitalia en indemnizaciones al año, pues la solución creada con SAP permitirá reducir los retrasos, entre otras ventajas.

No solo es el ahorro en reparaciones lo que estas compañías establecen como prioridad para implantar esta tecnología; también pretenden mejorar la experiencia del cliente. De cara al consumidor, cifran como principales ventajas del Sistema Dinámico de Mantenimiento (este es el nombre oficial del programa desarrollado por SAP y Trenitalia) la mejora del confort en el convoy, gracias a un control más eficiente del sistema de aire acondicionado o de los lavabos, y una considerable reducción de los retrasos, por lo que Trenitalia espera ahorrar entre 10 y 20 millones en indemnizaciones al año. Y por encima de todo, mejorar los estándares de seguridad de los 141 trenes de alta velocidad que circulan por Italia cada día.

“Un tren es sinónimo de viaje. Con el Frecciarossa no solo viajaremos en el espacio, sino hacia el futuro", comentó la consejera delegada de Trenitalia. Y es que la compañía ferroviaria italiana y la tecnológica alemana avanzan con este acuerdo hacia un mundo que, según apuntaron ambas empresas, generará 250.000 millones de euros en cuatro años gracias a los 150 gigabytes de información que cada persona les servirá para su análisis.

España, un buen país para esta tecnología

Los planes de desarrollo de SAP en el campo del internet de las cosas, que incluyen una inversión de 2.000 millones hasta 2020, no dejarán de lado a España. Alan Southhall, vicepresidente sénior de la compañía, explica a CincoDías cómo la buena formación y la calidad de los ingenieros españoles representan una oportunidad para que las empresas que desarrollan este tipo de tecnología apuesten por España. En concreto, el directivo de la firma germana de software cita los conocimientos de los técnicos del país en análisis y desarrollo de patrones a través de datos (dos áreas poco desarrolladas y con pocos especialistas, según SAP) como los principales atractivos que las compañías del sector perciben en el trabajador español y que les impulsan a apostar por él.

En cuanto a los sectores de la economía española que más interés despiertan a las tecnológicas, Southhall cita por encima de todos la industria intensiva y, en concreto, la fabricación de automóviles. Al mismo tiempo, la posición de España como uno de los países más grandes y con mejores infraestructuras le coloca, según SAP, en una posición apetecible para desplegar el internet de las cosas tanto en el mantenimiento predictivo de carreteras, líneas ferroviarias o aeronaves como en la gestión más eficiente de las grandes ciudades, entre las que estarían Madrid o Barcelona. Ello permitirá aliviar las concentraciones de tráfico o proteger las áreas más inseguras.

Normas