Inversión

Tres opciones para aprovechar la gestión pasiva

Tres opciones para aprovechar la gestión pasiva

Las gestoras de fondos españolas han dado la espalda a la gestión pasiva. La estructura de mercado, controlada por completo por el sector bancario, ha hecho que primen la comercialización de otro tipo de fondos que genera más comisiones.

Aún así, en los últimos años han ido cambiando algunas cosas. Entidades como ING Direct empezaron a ofrecer productos que replicaban la evolución del Ibex 35 o del Eurostoxx 50. También las grandes gestoras españolas –CaixaBank Asset Management, Santander, BBVA, Bankia...– han incorporado en su catálogo alguno de estos productos indexados.

El gran problema de este tipo de oferta es su precio. A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, donde la fuerte competencia que existe en la gestión pasiva ha hecho que los fondos índice presenten comisiones bajísimas, aquí siguen teniendo relativamente caros. Los gastos medios asociados a este tipo de vehículos están en el 1%, mientras que sus equivalentes norteamericanos llegan a presentar comisiones por debajo del 0,5% anual.

Además de los fondos que replican índices, hay una segunda alternativa para posicionarse en gestión pasiva. Se trata de los ETF (los fondos negociables en mercado, por sus siglas en inglés). El único problema que presenta está modalidad de producto es que, a efectos fiscales se asimilan a una acción, y no a un fondo. “Si un inversor particular compra un ETF, al venderlo para comprar otro deberá tributar por las plusvalías obtenidas. Esto no ocurre con los fondos de inversión, ya que los traspasos de un fondo a otro no tienen que pagar impuestos”, explica José Caturla, consejero delegado de Aviva Gestión.


1. Fondos de inversión

Solo ocho gestoras de fondo españolas ofrecen fondos de inversión referenciados a índices. Además de las mencionadas ING Direct y las cuatro grandes, también Imantia Capital, Bankinter y Liberty tienen vehículos que permiten seguir fielmente la evolución de los índices. A la hora de elegir este tipo de productos lo más importante es buscar el que tenga las comisiones más baratas. Desde plataformas de compra de fondos internacionales –como Allfunds– se puede acceder a fondos índice con menores comisiones.


2. ETF

Los particulares pueden comprar estos fondos negociables en mercado, que cotizan directamente en la Bolsa de Madrid. En concreto hay 21 ETF cotizados en la plataforma de BME, gestionados por tres entidades: BBVA, Lyxor (perteneciente al grupo Société Générale) y db-X Trackers (del grupo Deutsche Bank).

Hay varias gestoras que, aunque no tienen directamente este tipo de fondos cotizados, sí que promueven su conocimiento entre sus clientes.Es el caso de Bankinter, ING Direct, Renta 4 Banco, Inversis, Selfbank.... También es un vehículo que suelen ofrecer a sus clientes algunas firmas de banca privada. En estos casos, muchos recurren a la firma BlackRock que, además de ser líder mundial en este tipo de productos, también está en cabeza en su comercialización en España.

A la hora de comprar este tipo de activos es fundamental tener claras las implicaciones fiscales, además de los costes por operar.


3. ‘Robo-advisors’

Indexa Capital, que comenzó a operar a comienzos de año, se está haciendo un hueco en el ámbito de la gestión pasiva. La entidad tiene una propuesta comercial relativamente sencilla, que está llegando al pequeño inversor: una gama de fondos reducida (tan solo seis), que refleje las principales opciones de inversión, y que tengan comisiones muy bajas. Su gran fortaleza ha sido poder ofrecer los fondos cotizados de Vanguard (la firma pionera en ETF y que cuenta con los productos más baratos del mercado). La entidad realiza un estudio del perfil del inversor, y diseñan una cartera en la que va variando el peso de esos seis fondos.

“Con nuestras carteras de fondos indexados, muy diversificadas y con costes muy bajos podemos ofrecer al inversor rentabilidades en el largo plazo sea superiores a carteras de gestión activa”, explica Unai Ansejo, consejero delegado de Indexa. “Hemos automatizado mucho el proceso de inversión, la concepción de las carteras. Tenemos un comité asesor que se reúne trimestralmente para ver si los fondos son los más adecuados. Hay que recordar que con nuestros 6 fondos cotizados, el particular diversifica muchísimo la inversión, llegando a invertir en más de 2.000 empresas diferentes y 3.000 bonos”.

Los gestores automatizados permiten diversificar muchísimo, con costes muy bajos. Martín Huete, fundador de Finizens (una firma que en unos meses competirá de tú a tú con Indexa) lo define de una forma muy gráfica. “Con los fondos indexados puedes comprar el mundo, y olvidarte, porque a largo plazo el mundo siempre acaba creciendo”.

Normas