Moda

El C&A de Gran Vía 48, la primera víctima del 'megastore' de Primark

La firma holandesa abandona la tienda de 2.500 metros cuadrados porque no era rentable

Antigua tienda de C&A en la Gran Vía de Madrid.
Antigua tienda de C&A en la Gran Vía de Madrid.

La compañía holandesa de moda C&A ha cerrado la tienda situada en la Gran Vía madrileña, número 48, porque "no era rentable", según señalaron fuentes de la firma a Cinco Días. El local, que tiene una superficie de 2.500 metros cuadrados y se encuentra muy cerca de la céntrica plaza del Callao, bajó la persiana por última vez el pasado 31 de agosto, según adelantó el portal Modaes.es. Se trata de la primera víctima que se cobra la mastodóntica tienda de Primark, situada en la misma calle desde 2015.

La megastore de C&A abrió sus puertas al público en octubre de 2013, ocupando un edificio de nueva construcción ubicado en la esquina donde confluyen la Gran Vía y la calle Tudescos, en el mismo lugar donde anteriormente se encontraba la sede del Banco Atlántico. El inmueble, con una altura de 45 metros, fue diseñado por el arquitecto Rafael De La Hoz y supuso la primera construcción en la avenida madrileña desde 1932.

La firma holandesa ocupaba la primera planta del edificio. “El local no nos permitía ofrecer todas nuestras colecciones”, han lamentado desde la firma. El resto del inmueble estaba destinado para viviendas y apartamentos de lujo. "Gran Vía era un concepto innovador. Era la tienda más moderna en su momento", han señalado. El propietario del local comercial donde se encontraba la tienda de C&A era el fondo alemán de gestión de activos inmobiliarios GLL Real Estate, que lo adquirió hace dos años en una operación asesorada por la consultora Aguirre Newman. 

La llegada en octubre de 2015 de la cadena irlandesa Primark a la Gran Vía ha supuesto una revolución en la emblemática avenida madrileña. Un auténtico renacer comercial, tras atravesar varios años de cierres de locales míticos, como diversas salas de cine. Los precios de los alquileres en la zona están subiendo tras la crisis, debido al peregrinaje constante de clientes. C&A ha querido desvincular la llegada del gigante de la moda de bajo coste al cierre su céntrico establecimiento. "No es algo que haya sido determinante", han asegurado.

La firma explica que, tras tres años de vida del establecimiento, se ha visto que no era rentable. "Abrir y cerrar forma parte de la evolución del negocio del retail", han explicado. Las cerca de 16 personas que trabajaban en el establecimiento cerrado han sido trasladadas a otras tiendas. La única tienda de la cadena que queda en la zona centro de Madrid se encuentra en la calle Conde de Peñalver, número 8, situada en la zona de Goya, un establecimiento con cerca de 5.000 metros cuadrados de superficie. Tras este cierre la cadena "no descarta" otras aperturas por la zona, aunque todavía no hay ninguna operación cerrada.

La cadena de moda, controlada por Cofra Holding - el grupo de inversión de la familia Brenninkmeijer-, cuenta con más de 2.000 establecimientos en 23 países y cerca de 60.000 empleados en todo el mundo. En 2015, la filial española, dirigida por Domingo Esteves, tuvo unas pérdidas de 10,6 millones de euros, una notable mejora en relación con 2014, cuando perdió 41,1 millones. La facturación se situó en los 363,1 millones de euros. La firma cuenta con más de un centenar de establecimientos en España. Su próximo local se ubicará en el centro comercial Fan Mallorca Shopping, que tiene previsto abrir sus puertas el próximo 22 de septiembre.

Primark, cadena líder en clientes

Primark ya es la primera cadena de moda en España en número de compradores: 8,9 millones de españoles compraron alguna prenda de vestir en la cadena en 2015, según el informe “15 años de moda en España”, elaborado por la consultora líder en paneles de consumo Kantar Worldpanel. A corta distancia le sigue la firma estrella de Amancio Ortega, Zara, con 8,2 millones. La cadena sueca H&M y la holandesa C&A también registraron buenos datos de compradores: 6,5 y 4,8 millones respectivamente. Ocupan el tercer y cuarto puesto de la lista de tiendas preferidas por los españoles. En el top 5 aparece otra de las marcas de Inditex, Stradivarius, que en 2015 recibió la visita de 4,7 millones de compradores españoles. En España, cada ciudadano gastó 437 euros en ropa en 2015, 146 euros menos de lo que pagaban hace 15 años por el mismo número de prendas (34). Esto supone que el precio que pagan los españoles por su ropa se ha reducido un promedio de 5 euros por prenda desde 2001.

Normas