Cuentas públicas
Deuda pública española desde 1909 pulsa en la foto

La deuda pública se dispara un 4,7% y llega al 100,5% del PIB

El Banco de España ha confirmado esta mañana que la deuda pública de España alcanzó entre abril y junio un nuevo máximo en 107 años. En concreto, el pasivo de las administraciones públicas escaló un 4,7% anual y se situó en 1,10 billones de euros, lo que equivale al 100,5% del PIB. El endeudamiento ha crecido en 49.132 millones en tan solo un año, a un ritmo de 134 millones de euros al día

Cataluña absorbe el 27,3% de la deuda autonómica y duplica la de los ayuntamientos

Se trata del nivel más alto desde 1909 y queda lejos de las previsiones remitidas a Bruselas dentro del Programa de Estabilidad 2016-2019, en el que se preveía que la deuda cerraría este ejercicio en el 99,1% del PIB y posteriormente iniciaría una senda descendente en los tres siguientes años hasta situarse en el 96% a finales de 2019. Menos optimista y más ajustada a la realidad, por los datos del Banco de España, era la Comisión Europea, cuyas últimas estimaciones apuntaban a que el pasivo cerraría este año por encima del 100% del PIB y que tan solo bajaría cuatro décimas un año después. Desde el Ministerio de Economía atribuyen ese incremento a las distintas oscilaciones que "por la elevada estacionalidad" se pueden producir a lo largo del ejercicio en el calendario de amortizaciones y emisiones (los princiales vencimientos se producen en los meses de enero, abril, julio y octubre) y aseguran que al final de este año se cumplirá el objetivo del 99,1%.

Los datos hechos públicos esta mañana revelan que el pasivo de la administración central ha crecido un 4,5% al pasar de 922.656 a 964.732 (42.076 millones de aumento) y el de las comunidades autónomas lo ha hecho un 9,3% al pasar de 250.322 a 273.199 millones (22.877 millones más). En el caso de la Administración Central, gran parte del aumento (el 65% del total) se ha debido a los fondos que ha tenido que prestar a las comunidades autónomas, que ha supuesto una subida del endeudamiento de 27.355 millones. El Estado ha concedido créditos blandos a las autonomías por 24.831 millones en este ejercicio a través de los distintos mecanismos de liquidez, cuyos principales beneficiarios son Cataluña (5.866 millones de euros), Comunidad Valenciana (4.420) y Andalucía (3.762 millones de euros). En la última legislatura de Mariano Rajoy, esas tres autonomías han recibido 59.606, 46.313 y 34.150 millones, respectivamente. Y eso ha tenido un impacto directo en su endeudamiento, toda vez que esos fondos se convierten en préstamos y hay que devolverlos. En las tres autonomías, la deuda ha tocado máximos históricos entre abril y junio.

 El impacto más directo se ha producido en Cataluña, donde la deuda pública se ha disparado un 12,2% y se ha situado en 74.757 millones de euros. Supone el 27,3% de toda la deuda autonómica y duplica el pasivo de los más de 8.000 ayuntamientos que hay en España. En el caso de la Comunidad Valenciana, el pasivo ha subido un 7,7% y supera los 43.000 millones. Ese aumento del pasivo es una losa para esas dos autonomías, que cerraron con un déficit superior al 2% en 2015 (cuando el objetivo era del 0,7%), y que van a tener que realizar profundos ajustes el año que viene, ya que se quedarán lejos de la meta de este año, que el Ejecutivo en funciones debe determinar si es del 0,3% o del 0,7%. Además tendrán que seguir endeudándose para devolver el dinero que seguirán recibiendo del Ejecutivo al tener cerrado el acceso a los mercados para lograr financiación.

Especialmente llamativo es el ajuste de la deuda acometida por los ayuntamientos, que ha pasado de 37.723 a 35.107 millones (2.616 millones menos), y el boquete en el superávit de la Seguridad Social como consecuencia de las disposiciones que ha hecho el Ejecutivo para pagar las extras de los funcionarios y de los pensionistas. En el segundo trimestre de 2016, la Seguridad Social tenía una deuda de 17.174 millones que se ve compensada por los 24.497 millones del Fondo de Reserva, lo que arroja un saldo positivo de 7.323 millones. Hace un año esa cifra era el triple y se situaba en 21.473 millones. En 2012, la conocida como hucha de las pensiones tenía un saldo de 66.815 millones, mientras que cuatro año después, la cifra ha disminuido hasta los 24.207 millones. Solo este último ejercicio se han retirado 9.700 millones. 

Normas
Entra en EL PAÍS