Pequeños gigantes

La empresa que supo ver el valor del dato

La madrileña Tinámica, que ayuda a las compañías en su digitalización a través del ‘big data’, fortalecerá su negocio exterior con aperturas en 2017 en Argentina y Panamá.

Enrique Serrano, director general de Tinámica, en la sede de la empresa en Madrid.
Enrique Serrano, director general de Tinámica, en la sede de la empresa en Madrid.

En plena crisis económica surge esta compañía. Con la convicción de que en un horizonte no muy lejano se produciría una revolución cultural en las empresas, decide apostar por un negocio tecnológico, centrado en el dato, el petróleo de las corporaciones. Así, se dedica a recabar información para un posterior análisis minucioso, a partir del rastro que dejan usuarios y máquinas por el ciberespacio o fuera de él.

Instalada en 2011 en el corazón empresarial madrileño, en el decimoquinto piso de un rascacielos de ladrillo del paseo de la Castellana, Tinámica es una empresa española especializada en big data y business intelligent. Una firma que pertenece al grupo Cognodata, con 15 años en el mercado. “Como en la Fórmula 1, nos encargamos de decirle al piloto: acelera un poco menos que está subiendo la temperatura”, ilustra Enrique Serrano, director general, de 48 años. Y no se trata solo de examinar tablas estructuradas de Excel, también vale una fotografía, un vídeo, una fotocopia o un manuscrito.

No veo la transformación digital en España más allá del discurso de un CEO”, afirma Serrano

Además, proporciona soporte tecnológico, hardware, software... “Cubrimos todo el espectro, desde que el dato se origina por un sistema transaccional, operacional o sensor, hasta que se pone a disposición en un gráfico o indicador para la toma de una decisión. Entregamos un proyecto”, explica. La meta final: favorecer la cuenta de resultados de sus clientes.

Su foco son las grandes empresas que se encuentran o desean dar el salto digital. Por ejemplo, ayuda a la eléctrica italiana Enel a mejorar la atención de sus usuarios. Así, pueden conocer sus aficiones, determinar los productos y servicios que mejor se adaptan a sus necesidades y anticipar sus demandas.

De esta manera, buscan una mayor vinculación, fidelización y, en el fondo, aumentar la rentabilidad, apunta Serrano. O con Iberia Cargo, del grupo IAG, trabaja en la optimización del flujo de mercancías para que utilicen la ruta más idónea y la duración sea la mínima, evitando que se produzcan costes adicionales y se garantice la calidad.

Pero uno de los proyectos más importantes en marcha, que combina internet de la cosas y big data, es el de I+D+i que desarrolla con la francesa Alstom y las españolas Ferrovial y Adif. En este caso, Tinámica “dota de inteligencia” a un tren autónomo para dar mantenimiento entre las 12 de la medianoche y las 6 de la mañana a la red de alta velocidad, una iniciativa europea de 1,6 millones de euros.

“Gracias a los sensores colocados en los túneles podemos identificar dónde hay una grieta o una fuga de agua. Si es grave, avisan de la necesidad de que vaya una cuadrilla a repararlo en ese momento. Hay espectrógrafos, cámaras termográficas…, que arrojan información al instante”, precisa. Un avance significativo si se tiene en cuenta que antes se hacía manual, un empleado miraba los corredores con una linterna cada tres meses. La empresa colabora también con el Gobierno español en temas de seguridad.

Qué significa ser digital

La empresa que supo ver el valor del dato

El cambio de pensamiento al que alude Enrique Serrano, de Tinámica, en ese intento de que las empresas sean Google (su ideal), creadas a su imagen y semejanza o lo más parecido a ella, supone trabajar en la nube, en remoto; que sus procesos estén disponibles por internet, con capacidad para tomar decisiones y comunicarse con el cliente vía online. “Es reinventarse, formar, desprenderse de la red de oficinas y cambiar procesos”, dice. Así, desaparecen los despachos, las estructuras, las jerarquías. “En una empresa digital, un comité de dirección no tiene sentido”, recalca. Tampoco que cada empleado tenga un puesto; se trabaja en células y el liderazgo lo ejerce el que tiene el conocimiento, aunque sea un técnico.

  • Internacionalización

Tinámica cuenta con oficinas en Oriente Medio –Dubái, Omán y Catar–, donde trabaja con los sectores aéreo y de telecomunicaciones, así como en planes de construcción de ciudades inteligentes. Y, aunque ya ha comenzado su proceso de expansión en Latinoamérica, con operaciones en Colombia, Perú Chile y Brasil, prepara para 2017 su desembarco en Argentina y Panamá.

El objetivo es que el 50% de su negocio provenga del exterior en los próximos tres años.
“Exportamos talento y tecnología española a un mercado con mucho potencial, que ya cuenta con el suficiente nivel tecnológico y que goza de una buena salud económica”, señala Serrano.

Respecto a la digitalización empresarial en España, el director de Tinámica es muy escéptico. “No la veo. Muy pocas empresas están de verdad transformándose más allá del discurso del presidente”, afirma sin titubeos. Para Serrano, este proceso supone un cambio de pensamiento, pero sobre todo implica un relevo generacional.

“Me cuesta creer que un CEO, que lee todavía un periódico en papel y no usa medios digitales, pueda transformar una compañía”, insiste. Para lograrlo, será necesario también crear una nueva empresa, volver a nacer, pero esta vez online. “Sale más barato”, asegura. Nada de modificar una grande, de querer convertirla en digital como se proponen muchas españolas. “Es lo que pasa con BBVA, si no crea una compañía nueva, es como querer transformar un elefante en una hormiga. Pasa incluso con Telefónica”, sentencia. 

De ahí que augure que en cinco años se verán verdaderos ejemplos de digitalización en España y en diez, las empresas ya no serán tal y como se conocen en la actualidad. Serán compañías tecnológicas, nativas digitales, más pequeñas y se incorporarán nuevos actores, como ocurre ya en la industria bancaria con la irrupción de las fintech, concreta.

“Hoy, en la empresa, utilizamos Lync, de Microsoft, WhatsApp o Yammer [un Facebook empresarial] para comunicarnos tanto en España como en el extranjero. Antes, cuando salíamos fuera, llamábamos a través de un operador. Por eso, Telefónica determinó que su principal enemigo es Google, no Orange ni Vodafone”, concluye.

Datos básicos

Oficinas de Tinámica, en el Paseo de la Castellana, en Madrid.
Oficinas de Tinámica, en el Paseo de la Castellana, en Madrid.

Facturación
La compañía nacida hace cinco años registra una facturación anual de aproximadamente 8,7 millones de euros, con unos 20 clientes. Perteneciente al grupo Cognodata, su objetivo es ayudar a las empresas a analizar ingentes cantidades de información para la toma de decisiones de negocio. Tinámica ha trabajado en España con grandes empresas como Endesa, Carrefour, Leroy Merlin, Iberia, Vodafone o BBVA.

Sectores
Con diferencia, el financiero es el sector que más invierte en big data en España, por su volumen de clientes y transacciones. “Es el que más está poniendo en valor toda esta data”, afirma Serrano. En segundo lugar figura el de telecomunicaciones, seguido por el de consumo, comercio minorista, energía, industria y turismo. “Hay un interés creciente por el desarrollo de la industria 4.0 y en comercializar servicios más allá de una habitación de hotel (conocer gustos, previsiones de ocupación hotelera o generar demanda)”, indica.

Formación
La empresa invierte unos 4.000 euros de media por empleado en formación, ya que lo consideran fundamental para su negocio. Unos conocimientos que reciben en la escuela de negocios MBIT School, centrada en big data y analítica avanzada, y donde Tinámica posee el 20%. “Utilizamos la escuela para proyectos de investigación, usando la data de un cliente para alcanzar un objetivo de negocio concreto”, comenta. Este centro está abierto al público en general. También invierten en plataformas tecnológicas para “jugar con los datos”. La firma prepara ahora un proyecto para una compañía del sector automotor, a partir de los datos de la DGT, pero no dio más detalles.

Normas