Mejor diseño y mucho más capaz
Samsung Gear S3

Nuevo Samsung Gear S3: detalles y características oficiales

En el IFA Berlin 2016, después de haber estrenado los Samsung Galaxy S7 y más recientemente el Samsung Galaxy Note 7, la firma surcoreana líder en tecnología de consumo se ha reservado uno de los eventos internacionales más importantes para la presentación de su wearable de mayores prestaciones, y de última generación: el Samsung Gear S3. Una renovación completa que rompe con el diseño anterior apostando por una esfera de tamaño sin precedentes, se mantiene en el hardware más generoso e introduce elementos únicos en el segmento.

Especificaciones técnicas del nuevo Samsung Gear S3

El wearable más completo de Samsung, este nuevo Gear S3, amplía su autonomía hasta los 4 días como máximo con una batería más generosa, ahora de 380 mAh y con sistema de carga inalámbrica. Y mantiene las máximas prestaciones con su procesador de doble núcleo a una frecuencia de reloj máxima de 1,2 GHz, junto a 768 MB de memoria RAM y con una capacidad de almacenamiento de 4 GB para archivos locales como, por ejemplo, música sin necesidad de llevar el smartphone encima.

Nuevo Samsung Gear S3: detalles y características oficiales

La esfera ha crecido de forma notable aprovechando al máximo sus dimensiones y manteniéndose aún así en un diseño compacto con un cuerpo de 62 gramos de peso. Ahora es más completo gracias a la inclusión de la conectividad GPS o el barómetro y el altímetro, que entre otras funciones avanzadas permiten hacer una llamada de emergencia enviando la ubicación, así como contrastar la previsión de tiempo con datos directos del propio reloj inteligente para previsiones más inmediatas.

Más allá de todo lo anterior, se mantienen prestaciones anteriormente vistas en el Gear S2 como el sensor de ritmo cardíaco, y se incluyen el micrófono y altavoz para completar el conjunto que ahora permite un uso completo como 'manos libres' del teléfono inteligente. Por otro lado, cuenta ahora además con resistencia al agua según la certificación IP68, de forma que no se convierta en un estorbo cuando vamos a nadar, por ejemplo, o en usos cotidianos como la propia ducha.

Normas