Tecnología

Amper, bajo el radar de los grupos de capital riesgo

Las firmas están a la espera del cierre de la venta de los negocios en el Pacífico Sur

La compañía obtendría recursos para afrontar un proceso de reinvención

Logotipo de Amper.
Logotipo de Amper.

Amper puede estar a punto de iniciar una nueva vida. Y es que, tras los últimos acontecimientos, la compañía ha pasado a estar en el punto de mira de distintos grupos de capital riesgo. Según señalan fuentes del mercado, la compañía va a entrar en un escenario financiero muy diferente si finalmente logra cerrar la venta de sus negocios en el Pacífico Sur. Una operación corporativa clave para el grupo.

Las cifras están sobre la mesa. Si Amper logra cerrar el acuerdo definitivo para vender estos activos en Samoa y las Islas Cook a Amalgamated Telecom Holdings (ATH), la mayor operadora de Fiyi, percibiría una contraprestación a de 79,15 millones de dólares (unos 71 millones de euros). Con este dinero, la compañía española tendría fondos suficientes para hacer frente a su deuda financiera, que ronda los 44 millones de euros, y pasaría a tener caja neta.

“Es un escenario típico para grupos de capital riesgo, que buscan habitualmente compañías con caja para llevar a cabo sus inversiones”, indican fuentes del mercado. En el caso de Amper, esta situación financiera gana relevancia para el capital riesgo por su condición de empresa cotizada. “Es una llave de entrada a la Bolsa para alguien que quiera invertir”, señalan.

Con esa caja y las posibles aportaciones de un grupo de capital riesgo, Amper pasaría a disponer de fondos suficientes para afrontar esa nueva vida, que pasaría por una casi obligada reinvención dentro del mundo tecnológico con el reajuste del modelo de negocio. Esta reinvención, apoyada en la caja de la empresa, podría incluir algún tipo de adquisición.

La venta de los activos en el Pacífico Sur también cambiaría la configuración de Amper así como su tamaño (perdería cerca de la mitad de su volumen de negocio). En el primer semestre, la empresa española registró una cifra de ventas de 53,6 millones de euros, un 3% más que en el mismo periodo del año anterior. Las actividades en el Pacífico Sur aportaron un 52%, por un 35% de Latinoamérica y un 13% de España.

En estos dos últimos mercados, que ganarían relevancia en el seno del grupo tras la operación corporativa con ATH, la empresa española se ha estado apoyando en los segmentos de acceso, integración y seguridad.

La firma, que insistió en que las cuentas del primer semestre mostraron claros indicadores de recuperación que permiten anticipar la continuación de la tendencia positiva para el resto del año, aumentó la cartera de contratos un 39%. Así, la cartera de proyectos en firme, ejecutables en los próximos meses, pasó de 30,6 a 43 millones de euros.

En este sentido, según explican fuentes del sector, Amper tendría la alternativa de apostar por el crecimiento en el área de la tecnología de seguridad, un negocio con previsiones de fuerte crecimiento en todo el mundo.

De hecho, pese a la situación complicada, la firma ha continuado ganando contratos en este ámbito tanto en España como Latinoamérica. En el primer semestre, por ejemplo, la unidad de Seguridad de Amper se adjudicó un proyecto con Metro de Madrid para el despliegue del sistema tetra con tecnología de Motorola. La firma destacó también su implantación en el diseño y desarrollo de proyectos de gestión de emergencias en México.

En cualquier caso, todos los nuevos proyectos van a pasar por el cierre con éxito de la venta de los negocios en la Polinesia. Es un requisito esencial, aunque la empresa es optimista. El pasado lunes, Amper remitió un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que indicaba que la firma de la documentación definitiva para la venta de sus activos en el Pacífico Sur a ATH se producirá durante este mes de septiembre.

Ambas partes han estado negociando con intensidad en las últimas semanas para tratar de alcanzar un acuerdo.

Al mismo tiempo, la empresa comunicó a la autoridad bursátil española el pasado lunes que su consejo de administración acordó someter al visto bueno de la junta general de accionistas la citada operación corporativa en el Pacífico Sur. La celebración de esta junta extraordinaria tendrá lugar el próximo 3 de octubre y la compañía tiene intención de publicar el orden del día próximamente.

En este escenario, los inversores parecen apostar por el cierre con éxito de la operación. De hecho, no han dejado de tomar posiciones en el capital de Amper a lo largo del verano. Pese a la caída del 3% registrada ayer, las acciones de la compañía acumulan una revalorización del 76% desde finales de junio, que otorgan a la empresa una capitalización bursátil cercana a 90 millones de euros.

En la misma línea, el pasado lunes, Amper registró en Bolsa su mayor volumen de contratación en casi un año, superando los nueve millones de euros, una prueba del creciente interés por parte de los inversores.

Normas