Japón apuesta ya por el 8K
Tu televisor no tendrá 4K, pero el 8K está a punto de llegar

Tu televisor no tendrá 4K, pero el 8K está a punto de llegar

La resolución de las pantallas está evolucionando a un ritmo más rápido de lo que nos había acostumbrado la industria en los años anteriores, y aunque la apuesta más reciente es el 'HDR' sobre la resolución 4K UHD, en Japón ya se está trabajando para cumplir con un objetivo muy claro: resolución 8K en el año 2020, y con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio. No hay que olvidar que, además, algunos importantes fabricantes del sector son originales de allí, luego el esfuerzo por el desarrollo de estas nuevas tecnologías está asegurado.

El próximo objetivo en la industria de las pantallas, incluyendo los televisores inteligentes, es la generalización de la resolución 8K en reproducción, grabación y emisión de contenidos

Mientras la cuota de adopción de pantallas con resolución 4K no alcanza aún cifras demasiado notables, especialmente por la falta de contenidos con esta calidad, como ya adelantábamos en nuestro mercado estamos experimentando ahora la apertura hacia el HDR sobre esta misma resolución. Japón piensa, sin embargo, en la resolución 8K con un horizonte de menos de cuatro años. Y la diferencia es evidente, en tanto que ahora los paneles alcanzan aproximadamente los 8,3 millones de píxeles en una distribución de 3840 x 2160, mientras que el 8K propone casi 33,2 millones de píxeles en un formato de 7680 x 4320.

Tu televisor no tendrá 4K, pero el 8K está a punto de llegar

El gran reto para Japón, en el horizonte planteado, no es tanto la comercialización de pantallas que soporten esta resolución. Firmas como Samsung, LG Electronics o Sony ya han adelantado modelos con esta resolución en el catálogo de los televisores inteligentes, y la mayor problemática viene dada por el campo de la grabación, así como principalmente el de la emisión de este tipo de contenidos, ya sea por 'antena' o cable, indistintamente.

En términos de grabación, en cine sí hay ya tecnologías para este formato, tanto de parte de Sony como de Canon, entre otros fabricantes, y en el campo de la emisión las cosas se complican por la capacidad de la infraestructura de banda ancha (para Internet, streaming) tanto por el ancho de banda asignado a los canales de televisión. Este último punto tiene quizá una solución aún más complicada, puesto que la asignación de frecuencias está muy limitada, tanto en Japón como en el resto de países.

Normas