Telecomunicaciones

Telefónica Brasil resiste a la crisis y supera los máximos anuales en Bolsa

Los ADR se han revalorizado cerca de un 70% desde principios de año

La empresa ha logrado mantener el crecimiento pese a la crisis económica que vive el país

La teleco ha desconectado 11,4 millones de líneas móviles de prepago en un año

Tienda de Vivo, marca comercial de Telefónica Brasil, en Sao Paulo.
Tienda de Vivo, marca comercial de Telefónica Brasil, en Sao Paulo.

Telefónica Brasil sigue siendo una de las estrellas bursátiles del año en Latinoamérica. Sus ADR batieron su máximo anual en Wall Street llegando a coquetear con la cota de los 15,40 dólares. Así, acumulan una revalorización desde principios del ejercicio cercana al 70%, y desde el 20 de enero, cuando registraron su precio mínimo histórico en Bolsa, se han revalorizado casi un 100%.

La empresa ha continuado con el apoyo de distintos analistas. El pasado 18 de agosto, Itau BBA Securities elevó su recomendación sobre Telefónica Brasil a sobreponderar con un precio objetivo para los ADR de 15,60 dólares. También New Street Research aumentó su recomendación a comprar. Ahora bien, otras entidades financieras no han sido tan optimistas. Firmas como Morgan Stanley y Credit Suisse redujeron su recomendación sobre la teleco con anterioridad.

Lo cierto es que Telefónica Brasil cotiza por encima del precio objetivo medio que los analistas otorgan a sus ADR de 15,07 dólares, según Bloomberg. La firma más optimista en Barclays, que da a las acciones de la teleco un precio objetivo de 17,50 dólares.

El mercado parece apostar por la evolución de Telefónica Brasil, que ha logrado mantener la estela de crecimiento durante el primer semestre del año, pese a la grave crisis económica que azota al gigante sudamericano. La teleco, que ha hecho valer la compra de GVT en 2015 con una fuerte generación de sinergias, elevó sus ingresos un 0,7% en el semestre (un 0,8% en el segundo trimestre). Los ingresos por servicios subieron un 1,3% en términos semestrales (un 1,6% entre abril y junio), cumpliendo las previsiones de los analistas.

Telefónica Brasil elevó el ebitda un 13,7% en el semestre, con un incremento de los márgenes del 3,8 puntos porcentuales, mientras que el beneficio neto aumentó un 42% (aunque descendió un 23% en el segundo trimestre). En sentido contrario, la empresa redujo sus costes operativos un 4,7% en el semestre, con un recorte del capex del 14,7%.

Frente a esta evolución, TIM Brasil, filial en el país de Telecom Italia, registró una caída de ingresos del 12% entre abril y junio, y acumula 10 trimestres consecutivos de descensos. A su vez, Oi, inmersa en una situación de concurso de acreedores (la mayor de la historia de Brasil), registró unas pérdidas de 656 millones de reales (unos 180 millones de euros) y una caída de ingresos del 3,8% en el segundo trimestre.

Al mismo tiempo, Telefónica Brasil ha afrontado una fuerte sacudida provocada por la crisis, que le ha llevado a desconectar más de 11,4 millones de líneas de prepago durante el último año por ausencia de consumo (la base de clientes en este segmento se ha reducido un 21%). Por el contrario, la operadora captó en el primer semestre un total de 2,1 millones de líneas de contrato móvil, y supera ya los 31,62 millones de accesos. Telefónica Brasil se mantiene como líneas en el mercado móvil con una cuota de mercado superior al 28,7% (73,3 millones de conexiones en total), y una cuota en el segmento del 4G de casi un 37%.

En la banda ancha fija, la compañía aumentó su número de clientes un 2,4% en el semestre hasta 7,24 millones. Telefónica Brasil, apoyada en GVT, cuenta con cuatro millones de líneas de fibra óptica, un 10% más. En el ámbito de la televisión de pago, por el contrario, el número de accesos bajó un 1,3% en términos semestrales hasta 1,76 millones de líneas. Los responsables de Telefónica Brasil señalaron que la estrategia se ha centrado en captar los clientes de mayor valor.

La firma prepara nuevos movimientos. Según publicaron distintos medios especializados, la empresa ha planteado a los sindicatos su intención de reducir la plantilla en 2.000 personas. El ajuste, en principio, se hará a través de un plan de prejubilaciones voluntarias.

Avance los inversores institucionales

La subida en Bolsa de Telefónica Brasil ha venido respaldada por el respaldo de los grandes inversores institucionales. Así, durante el segundo trimestre, cuatro de los cinco primeros accionistas institucionales aumentaron su participación en la operadora: Artisan Partners, que elevó su presencia hasta el 6,32% del capital, Schroders, Axa y Bank of America. También destacaron las gestoras Emerald Acquisition y Blackrock, que adquirieron más de un millón de títulos cada una. Entre las grandes, solo Aberdeen redujo posiciones de forma relevante.

El avance bursátil de Telefónica Brasil también favorece a Telefónica, primer accionista con más de un 73,7% del capital. La subida de la filial brasileña contrasta con el descenso del 12% que acumula la propia Telefónica, inmersa en su proceso de reducción de deuda, y la bajada del 24% de Telefónica Alemania.

Normas