Mercado inmobiliario

La CNMC da el visto bueno a la fusión entre Merlin y Metrovacesa

El supervisor da el visto bueno a la integración de Metrovacesa, controlada por Santander y BBVA, en la socimi Merlin

Dará como resultado una empresa con activos superiores a los 9.000 millones

Ana Patricia Botin, presidenta de Santander.
Ana Patricia Botin, presidenta de Santander.

Un hito menos en el camino para la creación de la mayor inmobiliaria de España. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) anunció este viernes que permite a Merlin Properties absorber a la histórica Metrovacesa, en un proceso de integración que se anunció en junio y que dará como resultado un gigante cotizado con activos inmobiliarios por valor de 9.300 millones.

“La CNMC ha autorizado a Merlin Properties Socimi la toma de control exclusivo del negocio comercial y residencial de Metrovacesa”, explicó en un comunicado el regulador. El organismo presidido por José María Marín Quemada también consideró que no existe peligro de concentración. “La oferta de tenencia y gestión por cuenta propia (alquiler) de inmuebles para uso destinado a oficinas está bastante fragmentado, formado por empresas nacionales e internacionales, lo que demuestra que las barreras de entrada al mercado no son determinantes”, concluye.

El siguiente paso en la senda de la integración lo tienen que dar sendas juntas de accionistas de las inmobiliarias, que tienen previsto aprobar la operación el próximo 15 de septiembre. Tras la transacción, surgirán dos compañías fusionadas. Por un lado, la socimi Merlin integrará todo el negocio de activos terciarios –hoteles, oficinas, centros comerciales, logísticos– destinados al alquiler. Y por otro, Testa Residencial contará con las viviendas destinadas al alquiler de Metrovacesa y de la socimi.

Actualmente Metrovacesa está controlada por Santander con un 70,2% del capital, BBVA (20,52%) y Popular (9,14%). En el caso de la socimi –con una valor bursátil de 3.370 millones y que cotiza en el Ibex 35 desde diciembre de 2015–, el accionariado está muy disperso entre fondos internacionales como Blackrock, Invesco o Principal Financial Group.

Con esta operación, el accionariado de la compañía resultante quedará en un 68,76% en manos de los actuales dueños de Merlin, mientras que el 31,24% restante será para los de Metrovacesa, quienes no podrán vender acciones en al menos 180 días.

Santander se convertirá en el primer accionista individual de Merlin, con una participación del 21,9%. BBVA contará con un 6,4% y Popular con otro 2,86%. En la joint venture de Testa Residencial, el banco presidido por Ana Patricia Botín dispondrá del 46,21%, según ya informó el banco a la CNMV, que además afirmó que el impacto de la operación en sus cuentas es “marginal”.

En la transacción, Santander y el resto de bancos accionistas cederán a Merlin los edificios de oficinas y centros comerciales en renta de esta inmobiliaria valorados en 1.672 millones. Para afrontar este canje, la cotizada realizará una ampliación de capital por la que emitirá 146,7 millones de acciones, a 11,40 euros cada una, un precio por encima de la actual cotización de la socimi (el viernes cerró a 10,40 euros). Tras el acuerdo, Rodrigo Echenique, veterano directivo del Santander, ocupará la presidencia no ejecutiva. Por su parte, Ismael Clemente, actual hombre fuerte de Merlin, será el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado.

Merlin nació en 2014 como socimi (sociedad anónima cotizada de inversión inmobiliaria) y en dos años se ha convertido en la principal patrimonialista de España, dedicada al alquiler de inmuebles, por delante de Colonial. La nueva compañía poseerá emblemáticos edificios como la Torre PwC en el norte del paseo de la Castellana, o la Torre de Madrid en la Plaza de España. De su futura cartera, el 44% del valor de los activos corresponde a oficinas, el 21% a tiendas, el 18% a centros comerciales, el 7% a hoteles y el 3% a logística. Se prevé que la compañía ingrese al año alrededor de 450 millones proveniente de las rentas.

Normas