Videojuegos

Sonic y Mario Bros vuelven a casa por Navidad

Sega y Nintendo se apuntan a la moda retro con reediciones de sus consolas y juegos de los años ochenta

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, caracterizado como Mario Bros en la clausura de los JJ OO de Río.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, caracterizado como Mario Bros en la clausura de los JJ OO de Río. REUTERS

Las empresas de videojuegos han puesto las miras en repetir el éxito de Pokémon Go de cara a las próximas Navidades. Para ello, tiran de la nostalgia para volver a saborear los éxitos de los ochenta y noventa, cuando estas compañías iniciaban un camino expedito en el mercado de las maquinitas. En el caso de Nintendo, probará suerte con una reedición de la videoconsola NES y Sega hará lo propio con una colección de sus juegos más icónicos para la 3DS que se sumarán a la recién recuperada Mega Drive.

El 11 de noviembre es ya una fecha marcada en el calendario por todos los aficionados a los videojuegos. Es la elegida por Nintendo para hacer su aportación al creciente mercado de los videojuegos retro. La nueva NES se lanzará en una versión mini que, como novedad, contará con un puerto HDMI con el que conectarla a un televisor de plasma. El dispositivo permite utilizar los mandos de la consola Wii, así como el clásico. También los juegos de antaño vivirán una nueva primavera, dado que el aparato se venderá precargado con los 30 más famosos de la historia de Nintendo. Entre otros, Super Mario Bros, Donkey Kong, Zelda o Final Fantasy.

La expectación es tal que muchas tiendas especializadas en videojuegos ya han realizado sus pedidos a la compañía nipona. En el caso de Emere, una de las pioneras en comercializar consolas vintage, su dueño, Pablo Vilches, alerta de la posibilidad de una rotura de stock de cara a la campaña de Navidad y cuestiona que tanto las pequeñas tiendas como las grandes cadenas puedan atender a la demanda.

La opinión de los grandes distribuidores coincide en que en este tipo de productos, por tener una producción limitada, la demanda suele superar a la oferta. Media Markt entiende que en el contexto actual las videoconsolas de los ochenta y noventa conectan de una forma “emocional y alternativa” con los intereses de coleccionistas y nostálgicos. En cuanto a la venta por internet, el responsable de la tienda de videojuegos de Amazon.es, José Carlos del Valle, sostiene que la venta de videoconsolas vintage se multiplicó por cuatro durante el mes de julio, cuando la compañía con sede en Tokio anunció la recuperación de NES.

A pesar de que las previsiones de los comerciantes priman a la consola de Nintendo, lo cierto es que Sega ya se ha adelantado a la nipona. En el mes de abril sacó al mercado una versión más pequeña de la antigua Mega Drive. De hecho, este dispositivo fue lo más vendido en su sector en Amazon en España, por lo que está agotada.

Comercializada a través de la firma especializada en videoconsolas retro AtGames, tiene un precio de 80 euros, 30 más que el precio estimado para la NES (de unos 53 euros). La principal novedad sobre la original es la conexión de los mandos a través de wifi. Y en cuanto a los juegos, son 80 los que incluye. Entre otros, Sonic, el ratón más icónico de las pantallas.

No es esta la única apuesta de la compañía estadounidense por recuperar triunfos del pasado. Para la campaña navideña reforzará su apuesta con la recuperación de sus mayores éxitos. Una semana antes que Nintendo, lanzará un recopilatorio de 80 juegos para la 3DS, la última evolución de la portátil Game Boy. Con un precio de 30 euros, tendrá espacio también para las novedades: Maze Walker, Power Drift y una extensión del Fantasy Zone II.

Aunque la compañía no dispone de previsiones de ventas, intuye que la respuesta de los clientes será “bastante positiva” por el auge de el mercado retro. Jaime González, jefe de producto de Koch Media España –la encargada de distrubuir a Sega en el país, después de que esta cerrase sus oficinas en la Península Ibérica en 2012– confía en que estos viejos juegos no solo conecten con los intereses de los más nostálgicos. Su intención también es “introducir los clásicos de siempre entre los recién llegados”.

Normas