Inminente rescate del grupo

Los Benjumea se refuerzan en el consejo de Inversión Corporativa

La familia Benjumea ha reforzado su presencia dentro del consejo de administración de Inversión Corporativa, el vehículo de inversión con el que controlan el 51% de los derechos de voto de Abengoa junto a otras familias andaluzas.

Abengoa
Felipe Benjumea, ex presidente de Abengoa, de camino a declarar en la Audiencia Nacional.

La familia Benjumea ha reforzado su posición en el consejo de administración de Inversión Corporativa, el vehículo con el que, junto a otras familias andaluzas de abolengo, controla el 51% de los derechos de voto aunque solo el 18,8% de las acciones de Abengoa junto a la sociedad Finarpisa. El grupo de ingeniería ha firmado ya, junto con varios fondos de inversión y bancos acreedores, las condiciones de su rescate financiero.

Los accionistas de Inversión Corporativa han aprobado el nombramiento de dos nuevos consejeros, María Teresa Benjumea Llorente y Ana Abaurrea Aya en representación de la sociedad Inayaba, que ejercerá a partir de ahora como vicepresidente de la sociedad. Mientras que ha sido cesado el secretario no consejero Miguel Ángel Jiménez-Velasco. Felipe Benjumea ha sido nombrado como apoderado solidario.

De esta forma, el consejo de administración de IC está dominado por cinco representantes de la familia Benjumea. Inversión Corporativa es una de las sociedades que, junto a Abengoa, solicitó el preconcurso de acreedores el pasado mes de noviembre. En total, fueron alrededor de 31 sociedades vinculadas al grupo. La sociedad de los Benjumea y otras familias andaluzas se encuentra en la misma situación que el grupo de ingeniería: a la espera de que la refinanciación de bancos acreedores y un grupo de gestoras de fondos de inversión logren el cuórum necesario de adhesiones –un mínimo del 75% de los acreedores financieros– para evitar la entrada en concurso.

Las tensiones entre las distintas familias que participan en Inversión Corporativa se han ido agudizando conforme se acrecentaban las dificultades de Abengoa. Palmera Nueve, sociedad de la familia Benjumea Llorente, es su mayor accionista, con el 24,34% del capital. Le siguen, Olajangua (9,86%), de la familia Abaurre Llorente; Inayaba (15,2%), de los Aya Abaurre; Zaida XII (5,97%), de los Solís Guardiola, y RoyBlanca (7,81%), de Rafael Benjumea Benjumea. Las diferencias entre las familias que integran Inversión Corporativa se trasladaron el pasado mes de junio a la junta de accionistas de Abengoa, en la que solicitaron al resto de accionistas la votación del cese de Javier Benjumea, hermano del expresidente Felipe Benjumea como consejero del grupo de ingeniería.

9,05%

subieron ayer las acciones B de Abengoa, hasta los 0,241 euros por título, mientras que las A se anotaron un 13,41%.

24,3%
del capital de Inversión Corporativa está en manos de Palmera Nueve, la sociedad instrumental de la familia Benjumea Llorente.

IC comunicó que dicha decisión se había adoptado en una junta de accionistas celebrada en noviembre de 2015, en la que se acordó el nombramiento de los consejeros que la representarían en su participada y entre los que no estaba él. Sin embargo, a la vista de que este no lo transmitió a Abengoa, dos de los consejeros: Ana Abaurrea, representante de Inayaba, y José Joaquín

Abengoa sube un 9% en agosto antes de la firma

El inminente rescate de Abengoa ha impulsado la revalorización de sus acciones en las últimas jornadas. Los títulos B de la compañía se anotaron ayer una subida del 9,%, hasta los 0,241 euros, y acumulan en lo que va de mes una escalada de ese mismo porcentaje. Las A, por su parte, que cuentan con 100 derechos de voto, sumaron un 13,4% ayer hasta los 0,685 euros. Abengoa llegó a finales de junio a un principio de acuerdo con la banca acreedora liderada por Santander, CaixaBank, Bankia, Popular y Crédit Agricole –tras la salida de HSBC– y un grupo de fondos de inversión. De los fondos tenedores de deuda que se dieron a conocer el pasado marzo solo se mantienen D. E. Shaw, Elliott y Värde. Junto a ellos estarán hedge funds no acreedores de Abengoa, que han acudido tras la fuga de los tenedores de pasivo. Entre ellos están Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, KKR, Hayfin Capital y Oaktree.

A la espera de conocer las condiciones finales del rescate, Abengoa ha ido reduciendo sus necesidades de capital desde los 1.800 millones previstos inicialmente a unos 1.200. De ellos, el dinero nuevo será de unos 650 millones y los avales se han reducido a 307.

Unos avales en los que se ha mostrado dispuesta a participar Cesce, la agencia de crédito para la exportación participada al 50% por el Estado, mientras que el Gobierno también estudia la participación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en el rescate. La decisión final en ambos casos corresponde a la Comisión Delegada de Asuntos Económicos del Ejecutivo. El acuerdo final deberá contar con el respaldo del 75% de los acreedores financieros y tiene marcado a fuego en el calendario el 28 de octubre, plazo máximo dado por el juez para dar el visto bueno.

Normas